Inicio Intelectualidad ¿Cómo afrontar el miedo a los exámenes?

¿Cómo afrontar el miedo a los exámenes?

Palpitaciones, memoria en blanco, problemas de concentración. Numerosos estudiantes sufren una ansiedad desmesurada ante los exámenes. ¿Por qué alcanza dichas proporciones? ¿Cómo afecta a los resultados de las pruebas? ¿Es posible limitarla? Ahora, los resultados obtenidos por Nancy Hamilton y sus colegas de la Universidad de Kansas aportan algunas respuestas a estas cuestiones.

Los investigadores pidieron a 167 estudiantes que rellenaran un cuestionario diseñado para evaluar su conducta y emociones la víspera y la antevíspera de un examen de estadística, materia conocida por ocasionar sudores fríos. Luego compararon los resultados con el rendimiento académico durante el curso escolar. Como era de esperar, cuanto más estresados estaban los estudiantes, peores eran sus calificaciones. Así pues, el interés para combatir el miedo a los exámenes va más allá del confort psicológico, ya que también puede condicionar el futuro universitario.

El análisis de las encuestas también reveló la existencia de un círculo vicioso: a mayor estrés, peor calidad del sueño, hecho que genera aún más ansiedad. Según Nancy Hamilton, la falta de descanso aumenta el estrés a través de mecanismos fisiológicos, como la aceleración del ritmo cardíaco, y cognitivos, pues desinhibe los pensamientos negativos y deteriora el estado de ánimo.

Cuidar el sueño y el descanso durante todo el año constituye un recurso para neutralizar el miedo a los exámenes, aunque esta hipótesis aún debe confirmarse. En cualquier caso, tratar de obtener una mejora notable por esta vía, cuando la época de exámenes es inminente, puede resultar poco efectivo. Los investigadores postulan que en este caso es mejor abordar de forma directa la ansiedad y sus efectos sobre el rendimiento. Estudios anteriores han identificado estrategias eficaces para hacerlo, como tomarse siete minutos para escribir los pensamientos y las emociones relacionadas con el examen antes de realizarlo.

En todo caso, estudiar durante toda la noche anterior para tranquilizarse no es necesario. El análisis demostró que ello no influye en los resultados. «Los estudiantes deben comprender que pasar la noche en vela es, en el mejor de los casos, inútil y, en el peor, contraproducente», insiste Nancy Hamilton.

Guillaume Jacquemont

Referencia: «Test anxiety and poor sleep: a vicious cycle», N. Hamilton et al., en International Journal of Behavioral Medicine. volume 28, páginas 250–258, publicado el 17 de marzo de 2021.