¿Cómo nació la Fanta?

Antiguo anuncio de Fanta


Ver test


¿Cuánto sabes sobre inventos?

De entre las varias compañías norteamericanas que jugaron a dos bandas durante la Segunda Guerra Mundial destaca Coca-Cola, que aun siendo la bebida estadounidense por antonomasia no renunció a su privilegiada posición en Alemania cuando se desataron las hostilidades entre los dos países.

El universal refresco vendía unas cinco millones de botellas al año en el país teutón, donde existían hasta cuarenta y tres fábricas, y gozaba de una popularidad extraordinaria, hasta el punto de que muchos alemanes pensaban que se trataba de una bebida local.

Max Keith era el hombre a cargo de Coca-Cola GmbH, la filial germana de la empresa, cuando a finales de 1941 se interrumpió definitivamente el suministro desde EE UU del jarabe con el que se elaboraba el refresco.

Ante esa tesitura, sin posibilidad de seguir elaborando Coca-Cola, Keith decidió inventar un nuevo producto. El objetivo principal era extraer un rendimiento económico de las plantas alemanas de Coca-Cola que ya no podían producir esta bebida tras la entrada en la guerra de Estados Unidos.

La fórmula del nuevo refresco en pruebas era variable, puesto que dependía de las existencias que hubiera en cada momento, pero el brebaje solía contener fruta, pulpa de manzana empleada en la fabricación de sidra, subproductos de la industria del queso, y endulzado todo ello con sacarina y un pequeño porcentaje de azúcar.

Así, a base de excedentes e ingredientes de baja calidad, nació la bebida que debía ocupar el hueco de la otra al que se debía buscar un nombre impactante y fácil de recordar.

Para ello, el director de la filial propuso un concurso entre sus empleados para decidir cómo llamar al refresco. El ganador fue Joe Knipp, un veterano vendedor que dejó volar su imaginación y fantasía para encontrar el nombre adecuado, y propuso el de “Fanta, derivándolo de la palabra Fantasie (“Fantasía” en alemán). La idea cautivó a los directivos. La Fanta acaba de salir al mercado. 

En un principio nadie pensaba que pudiera emular el éxito de su predecesora pero, al ser comercializada con el aval de Coca-Cola mbH, el lanzamiento superó todas las expectativas, con tres millones de botellas vendidas en 1943, su primer año de vida.

Loading...