Inicio Intelectualidad ¿Dormir con una mascota perjudica la calidad del sueño?

¿Dormir con una mascota perjudica la calidad del sueño?

Muchas personas consideran a su perro o gato un miembro más de su familia y disfrutan de su compañía, incluso durante el descanso. Sin embargo, hay quien postula que compartir lecho con un compañero peludo perturba el sueño, debido a su actividad nocturna o los ruidos que produce. Ahora, Hillary Rowe, de la Universidad Concordia en Montreal, y sus colegas refutan dicha hipótesis, en un estudio realizado con 188 niños y adolescentes, de entre 11 y 17 años de edad.

Tanto los participantes, como sus padres, rellenaron un cuestionario diseñado para recoger datos como la duración del sueño, número de interrupciones o la calidad subjetiva del descanso. Las medidas objetivas se obtuvieron mediante polisomnografía, una técnica que registra la actividad cerebral, cardíaca, respiratoria y muscular. El experimento duró dos semanas. Durante este tiempo, el 65,4 por ciento de los niños declaró dormir sin mascotas, mientras que el 16,5 y el 18,1 por ciento declaró compartir su cama en ocasiones y muy a menudo, respectivamente.

De forma interesante los resultados, publicados en la revista Sleep Health, descartaron la existencia de una relación entre la presencia de un animal en el lecho y la aparición de alteraciones en los parámetros del sueño. Dicho de otro modo, todos los pequeños se acostaron y levantaron en horas parecidas, además de dormir durante un periodo similar de tiempo. Tampoco hubo diferencias en la latencia del sueño, es decir, los minutos que trascurren entre el momento de acostarse y el inicio del sueño.

Rowe y su equipo destacan que el hallazgo parece dar la razón a aquellos dueños que declaran dormir mejor en compañía de sus mascotas, ya que les aportan tranquilidad. Aun así, también destacan el carácter preliminar de la investigación y sus limitaciones. Por ejemplo, que el diseño del estudio no permite ahondar en la relación causa-efecto de compartir cama con los animales y la calidad del sueño. Además, los resultados podrían variar en el caso de los adultos, un grupo que no se examinó.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «The curious incident of the dog in the night time: The effects of pet-human co-sleeping and bed sharing on sleep dimensions of children and adolescents», de H. Rowe et al., en Sleep Health. 7, páginas 324 – 331, publicado en junio de 2021.

Publicidad