Inicio Intelectualidad El Prado refuerza el sistema de becas de investigación y las actividades...

El Prado refuerza el sistema de becas de investigación y las actividades de estudios culturales y museológicos

   MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) –

   El Museo Nacional del Prado ha presentado este lunes en el Casón del Buen Retiro las líneas de actuación de su Centro de Estudios, que consolida una programación atenta a la realidad de la cultura contemporánea reforzando el sistema de becas dedicadas a la investigación y las actividades de estudios culturales y museológicos.

   El Centro de Estudios del Museo del Prado dispone de un programa de 19 becas de investigación o de formación predoctoral que, según ha explicado el jefe del centro, Javier Arnaldo, «se han venido reforzando en los últimos cinco años«. Además, el centro dispone de cinco becas postdoctorales de investigación.

   La «gran novedad» de este programa es la incorporación de dos nuevas becas de investigación, «más ambiciosas» ya que tienen una duración de dos años, ambas postdoctorales. La primera de ellas está financiada con 43.200 euros por la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, destinada a premiar con una ayuda de 24 meses de estancia en el Centro de Estudios a una propuesta de exposición temporal en el Museo del Prado. «Es un recurso para la renovación generacional y poder reclutar talento joven«, ha destacado Arnaldo.

   La segunda de estas nuevas becas es la Allen & Overy, dotada con 38.000 euros para estudios de género, que también es una beca de 24 meses y destinada a investigadores ya doctorados para ocuparse de temas como mujeres artistas, el patrocinio femenino de las artes y cualquier otro asunto que se pueda vincular a los estudios de género, al tiempo que a la memoria histórica y las colecciones del Museo del Prado.

   Un PRESUPUESTO DE AL MENOS 250.000 EUROS ANUALES

   Aunque ha resaltado que no cuenta con la cifra total del presupuesto del programa del Centro de Estudios, Arnaldo ha asegurado que se compone de al menos 250.000 euros anuales, así como de dotaciones económicas que no entran en el presupuesto del centro pero que activan «muy directamente» los programas, como es el caso de las becas postdoctorales.

   Los 250.000 euros anuales de presupuesto se distribuyen en 195.000 euros, el presupuesto más voluminoso del centro, para las becas de formación e investigación predoctoral; y al menos otros 60.000 euros destinado a actividades.

   Asimismo, el jefe del Centro de Estudios ha asegurado que se beneficiaran de una parte de los Fondos Europeos que recibirá el Museo Nacional del Prado, que serán 22 millones de euros en cuatro anualidades. «El Centro de Estudios ciertamente se beneficia de una parte de esos fondos, con los que quiere desarrollar fundamentalmente su vertiente digital«, ha precisado.

   Para Arnaldo, los objetivos básicos del Centro de Estudios del Prado son la formación y la investigación; y difundir y fomentar el conocimiento. «La voluntad del centro es servir de escenario al intercambio investigador, al crecimiento en ideas y servir de impulso al estudio y a la investigación«, ha dicho.

   El centro de estudios puede ofrecer a los investigadores el uso de la Biblioteca de Arte con más de 150.000 libros, 1.500 títulos de revistas, 260 títulos de subastas y materiales audiovisuales diversos, a lo que hay que sumar 7.000 volúmenes de fondo antiguo o los 17.000 documentos digitalizados hasta el momento.

UN MUSEO TAMBIÉN TIENE QUE «HACER INVESTIGACIÓN»

   Durante la presentación de la programación del centro, el presidente del Patronato del Museo del Prado, Javier Solana, ha señalado que, aunque lo «más importante» que hace el museo es coleccionar, guardar y enseñar, «hay mucho más que hacer»: «Hay que hacer investigación».

   Así, ha resaltado que en el Centro de Estudios «se hace investigación sobre el arte, sobre los cuadros, sobre la historia». «Es un acto muy entrañable y para mí muy significativo. Es un momento muy importante para el museo, algo que queríamos hacer y por fin hemos encontrado a las personas y los recursos«, ha celebrado.

   Por su parte, el director del Prado, Miguel Falomir, ha subrayado que el Centro de Estudios «aspira a convertirse en el lugar de reflexión, de debate, tanto de asuntos que tienen que ver con la museología como con el contenido de las colecciones del museo».

    Igualmente, ha añadido que también es un centro que «tiene que velar por el futuro del museo» y no ser «solamente un permanente lugar de ideas, sino también que se preocupe de ir formando a futuros conservadores del museo«.

   «No es un secreteo que a veces el paréntesis que hay entre la universidad y el museo es grande. Pasar de la universidad a desarrollar un trabajo en el museo a veces faltan algunas herramientas y el Centro de Estudios quiere ser ese puente«, ha manifestado Falomir.

   El Centro de Estudios del Museo del Prado, con sede en el Casón del Buen Retiro, es, desde 2009, el «instrumento vertebrador propuesto por la institución para trascender sus funciones tradicionales de conservación, exposición y difusión; y convertirse también en un centro de formación de profesionales y de transmisión y creación de conocimiento.

   Entre las novedades académicas de esta programación destacan el ‘Encuentro Alteridad: judíos y musulmanes en la cultura visual medieval y moderna del Mediterráneo’, que permitirá analizar la creación y desarrollo de la imagen de los judíos y musulmanes en su condición de «ser otro» en la Península Ibérica durante los siglos XV al XVII y su utilización como instrumento político.

   Además, el ‘Congreso Internacional Coordenadas culturales en la museología del presente: Cinco neologismos’ invita a realizar un análisis del discurso museológico contemporáneo y sus efectos en la comunicación cultural, partiendo de cinco neologismos: Demomuseo, Exomuseo, E-museo, Museosofía e Hipermuseo.

Publicidad