Inicio Intelectualidad El Teatro Real estrena ‘La Pasajera’, obra «impedida» en la URSS sobre...

El Teatro Real estrena ‘La Pasajera’, obra «impedida» en la URSS sobre el holocausto: «No era útil para el comunismo»

    MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) –

   El director teatral David Pountney estrena el próximo 1 de marzo en el Teatro Real su puesta en escena de ‘La Pasajera’, de Mieczyslaw Weinberg, una obra sobre el holocausto en Auschwitz que fue «impedida» por la URSS y que llega por primera vez a España.

    «No es que la pieza fuera censurada sino que se impidió que se representara. Las autoridades soviéticas no consideraron útil para la idea del comunismo la expresión de las emociones que se cuentan en la obra, en torno a los judíos muertos«, ha explicado este lunes en rueda de prensa David Pountney.

   El director ha señalado que la pieza, realizada en 1968 para interpretarse en el Teatro Bolshoi de Moscú, también se impidió en Praga (República Checa). «El mensaje era claro: ‘ese tema no se toca'», ha afirmado.

    La obra narra el encuentro en un barco rumbo a Brasil de dos mujeres que intentan escapar de su pasado común en Auschwitz diez años antes. Una de ellas era carcelera en el campo de concentración y tenía a su cargo a la segunda, prisionera judía.

   El Teatro Real acoge ocho funciones, hasta el próximo 24 de marzo, de esta coproducción junto al Teatro Wielki de Varsovia, la English National Opera y el Festival de Bregenz, donde se representó por primera vez de forma íntegra en 2010, cuatro años después de su estreno semiescenificado en Moscú en 2006 y más de 50 de su composición.

   ‘La Pasajera’ se basa en la novela homónima de Zofia Posmysz que, como el propio compositor, vivió el holocausto en campos de concentración. «Lo excepcional de esta pieza es que se ha creado por gente que es auténticamente de esa época. Por lo tanto, tanto Zofia como Weinberg tenían todo el derecho de expresarse sobre Auschwitz, porque vivieron durante ese período. No lo están usando como una forma de generar ventas de libros o lo que sea», ha destacado David Pountney.

   La obra cuenta con la dirección musical de Mirga Grazinytè-Tyla, que se ha definido como una «fan» de la música de Weinberg desde que descubrió las composiciones del artista hace diez años, cuando dirigió las sinfonías 3 y 4 -de un total de 22- que forman parte de las 150 obras catalogadas del artista.

    «Cada vez que tengo que dirigir una partitura de Weinberg me quedo deslumbrada por todo lo que encuentro en ellas. Estoy ansiosa por volver a profundizar en sus escritos. Son una verdadera pasión para mí«, ha señalado.

UNAS VOCES SILENCIADAS

   La soprano Amanda Majeski será la soprano encargada de interpretar a Marta, la judía prisionera, en las tablas. La cantante ha explicado que su personaje se ha «distanciado» de la experiencia «terrible» en Auschwitz, lo que le permite vivir «sin amargura y perdonando».

    «Es importante cuando se dirige al público a decir que si dejamos que se apaguen las voces de estos seres humanos, la historia se repetirá. Estas palabras resuenan en mi cabeza por la actual situación en el mundo. Si olvidamos, estaremos perdidos como seres humanos», ha destacado.

   Por su parte, la mezzosoprano Daveda Karanas representa a la carcelera Lisa. Un papel que, como ha comentado, no ha sido «fácil» y en el que ha intentado dotarla de «una perspectiva muy naturalista». «Ella creció bajo la doctrina de Hitler y ella entró en Auschwitz para que su familia se sintiera orgullosa y también por convicción y no ve hasta el final que ha hecho las cosas mal«, ha desvelado.

    Para Mirga Grazinyte-Tyla, la historia no es «acusatoria» y el mensaje que Weinberg quiso trasladar se refleja en el personaje de Marta, quien se encarga de mostrar que el amor y la esperanza «pervive». «Lo más importante para él era esta persistencia por encima de la fuerza, y de la fe y la esperanza por encima de la brutalidad«, ha concluido.