Inicio Intelectualidad ¿Está sesgada nuestra visión de la historia de la vida?

¿Está sesgada nuestra visión de la historia de la vida?

En 2012, se estimó que el número de especies que habitan hoy nuestro planeta es de entre 10 y 14 millones, de las cuales solo se han registrado 2 millones. Aunque estas cifras pueden parecer astronómicas, palidecen en comparación con el número de especies que vivieron en el pasado: los científicos estiman que más del 99 por ciento de ellas se han extinguido. Nuestro conocimiento de la vida y nuestra comprensión de los procesos biológicos que la rigen se basan, por tanto, en la observación de una proporción ínfima de las especies que han existido en la historia de la vida. Sin embargo, las especies desconocidas o extinguidas, conocidas como «fantasma» bien podrían acechar a las actuales, en forma de genes de transmisión horizontal, es decir, la transferencia de genes entre especies. En un estudio reciente, Théo Tricou, Éric Tannier y Damien de Vienne, del Laboratorio de Biometría y Biología Evolutiva y de la Universidad Claude-Bernard de Lyon, han demostrado que tener en cuenta esta transferencia horizontal cambiaría drásticamente nuestra interpretación de los trabajos sobre el flujo genético y, por extensión, nuestra visión de la historia de la vida.

Los mecanismos que permiten esta transferencia horizontal de material genético son numerosos. Entre ellas se encuentra la endosimbiosis, por la que un organismo vive en simbiosis dentro de otro hasta que ambos se convierten en uno solo; o la introgresión, es decir, la hibridación de dos especies, seguida del cruzamiento del híbrido con una de las especies progenitoras. Algunos ejemplos de este flujo genético son bien conocidos. Por ejemplo, desde hace algunos años se sabe que el genoma de Homo sapiens contiene genes de los neandertales, muy probablemente como resultado de uno o varios episodios de introgresión.

Por desgracia, la mayoría de los estudios que analizan estas transferencias de genes no tienen en cuenta las especies fantasma. Mediante el análisis de los datos de varios estudios anteriores y con la ayuda de simulaciones, Damien de Vienne y sus colaboradores han demostrado que los trabajos que excluyen las especies fantasma a veces ofrecen conclusiones inexactas y dan lugar a hipótesis incorrectas. Por ejemplo, examinaron la historia evolutiva de Anopheles gambiae, un grupo de especies de mosquitos que transmiten la malaria en África. Su nuevo análisis, que tiene en cuenta las posibles transferencias de genes de las especies fantasma, revela una historia evolutiva revisada para este grupo y aporta un nuevo trazado del mapa de hibridación entre especies. Conocer mejor el origen de la dotación genética de estos mosquitos podría tener implicaciones para la salud pública, ya que aportaría información útil para combatir su papel en la transmisión de enfermedades.

Para un estudio más exhaustivo de los seres vivos y de la historia evolutiva de las especies actuales, ¿debemos entonces inventariar todas las especies fantasmas? Dado su colosal número, dicha tarea parece inalcanzable. Ante esta constatación, Damien de Vienne y sus colaboradores proponen, en cambio, desarrollar nuevos métodos de análisis que tengan en cuenta esta parte desconocida e imposible de completar.

William Rowe-Pirra

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Pour la Science.

Referencia: «Ghost lineages can invalidate or even reverse findings regarding gene flow»; Théo Tricou, Eric Tannier y Damien M. de Vienne en PLoS Biology, vol. 20, e3001776, septiembre de 2022.

Publicidad