Graban corales en vivo a escala microscópica

Imagen del coral Pocillopora damicornis bajo iluminación fluorescente. / Andrew Mullen

Aunque los arrecifes de coral se ven desde el espacio, grabar o fotografiar los pequeños microorganismos que los forman era, hasta ahora, una tarea casi imposible. Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado un nuevo microscopio que capta imágenes de organismos marinos en alta resolución, según informa un estudio publicado en Nature Communications.

“La mayor dificultad al tomar imágenes microscópicas en el medio marino es mantener enfocada la lente”

“Este es el primer instrumento para tomar imágenes bajo el agua del fondo marino de organismos como los corales con una resolución de dos micras”, explica a Sinc Tali Treibitz, investigadora del laboratorio de imagen marina de la Universidad de Haifa (Israel) y una de las autoras del estudio.

Las inestabilidades del medio marino, como las corrientes de agua, entorpecen la grabación nítida y microscópica bajo el agua.

“La mayor dificultad al tomar estas imágenes es mantener enfocada la lente”, subraya Treibitz. “Por ello, hemos desarrollado una lente ajustable eléctricamente que funciona de manera similar al ojo humano, cambiando su forma y adaptándose al medio”, añade la investigadora.

Además, unas luces LED iluminan el motivo y permite lograr exposiciones cortas para evitar el desenfoque y la trepidación.

El microscopio incorpora luces LED que iluminan el motivo a filmar. / Emily L. A. Kelly

Corales bajo lupa

Hasta ahora, la menor resolución que se podía obtener bajo el agua era de aproximadamente 20-50 micras. Con este nuevo microscopio lo científicos han filmado secuencias de vídeo de corales vivos hasta ahora imposibles.

El microscopio trabaja a distancias largas que permiten no invadir el medio natural y reducir el impacto sobre los procesos observados

Aunque en el laboratorio pueden obtenerse imágenes de estos animales coloniales gran cantidad de información se pierde al realizarse fuera de su entorno natural. “Con este microscopio obtenemos imágenes a escala micro de organismos bentónicos, como los corales y las algas, y observar procesos de comportamiento tales como la alimentación, su respuestas a la acidez o a la temperatura y las interacciones con los organismos vecinos” señala Treibitz.

En las secuencias se observa cómo los diferentes corales de un arrecife compiten por el espacio con los corales vecinos mediante una ‘lucha’ con sus diminutos filamentos fibrosos y la segregación de enzimas digestivas sobre el ‘atacante’.

Además, los investigadores descubrieron que durante la noche los pólipos de coral se mantienen abrazados como un medio de intercambio de materiales orgánicos. Un fenómeno apodado por los expertos como ‘besos de pólipos’.

“Estos hallazgos son posibles gracias a que este microscopio trabaja a distancias largas –unos 65mm–  que permiten no invadir el medio natural y reducir el impacto sobre los procesos observados”, comenta la investigadora de la Universidad de Haifa.

La observación microscópica también ha ayudado a cuantificar cómo, durante el blanqueo, las algas cubren y colonizan los corales. En definitiva, los autores defienden que este instrumento abre una nueva ventana para el estudio del mundo marino a una escala micro y de las interacciones ecológicas que en él se producen.

Referencia bibliográfica:

Andrew D. Mullen. et al.: “Underwater microscopy for in situ studies of benthic ecosystems”. Nature Communications. 12 Jul 2016 DOI: 10.1038/ncomms12093

Loading...