Inicio Intelectualidad Hallan el púlsar extragaláctico más brillante conocido hasta la fecha

Hallan el púlsar extragaláctico más brillante conocido hasta la fecha

Los astrónomos han confirmado que un objeto que tenían por una galaxia distante es en realidad el púlsar extragaláctico más brillante jamás observado. El descubrimiento llegó gracias a una técnica que bloquea un tipo particular de luz polarizada (algo similar a lo que hacen las gafas de sol polarizadas) y que podría emplearse para hallar más púlsares «ocultos».

Los púlsares son estrellas de neutrones en rotación y muy magnetizadas, que se forman cuando explota una estrella y sus restos colapsan. A medida que giran, los púlsares liberan haces de ondas de radio desde sus polos, dando lugar a «pulsos» que se pueden detectar con radiotelescopios. Los astrónomos usan los púlsares para poner a prueba las teorías de la gravedad y buscar indicios de ondas gravitacionales.

El nuevo púlsar, llamado PSR J0523-7125, está a unos 50.000 parsecs de la Tierra, en la Gran Nube de Magallanes, y es bastante distinto a la mayoría de los púlsares conocidos. Sus pulsos son muy anchos (más del doble que los de otros púlsares conocidos en la Gran Nube de Magallanes) y es excepcionalmente brillante en el espectro de radio, apunta Yuanming Wang, astrofísica de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO) en Canberra y primera autora del trabajo.

Wang y su equipo aseguran que el púlsar es diez veces más brillante que cualquier otro púlsar que se encuentre fuera de la Vía Láctea. Su estudio se ha publicado en The Astrophysical Journal.

«Debido a sus propiedades inusuales, los estudios anteriores no habían detectado este púlsar, a pesar de lo brillante que es», señaló la coautora Tara Murphy, radioastrónoma de la Universidad de Sídney, en un comunicado de prensa.

Nueva técnica

Los púlsares suelen identificarse gracias a sus débiles pulsos, que parpadean periódicamente. Pero, los pulsos de PSR J0523-7125 son tan anchos y brillantes que no encajaban en el perfil típico de un púlsar, por lo que el objeto se consideró una galaxia.

Wang y un equipo internacional de astrónomos sospecharon por primera vez que el objeto podía ser un púlsar en los datos del Sondeo de Objetos Variables y Transitorios Lentos (VAST), realizado con la red de radiotelescopios australiana ASKAP. Dicho sondeo observa una gran parte del cielo en busca de fuentes de ondas de radio altamente variables y recopila información sobre la polarización circular, entre otros datos.

Las emisiones de los púlsares suelen estar muy polarizadas y algunas de ellas oscilan de manera circular. En el espacio hay pocos objetos que muestren ese tipo de polarización, y eso hace que destaquen.

Usando un programa informático, el equipo pudo bloquear las longitudes de onda de luz que no estaban circularmente polarizadas, lo que reveló el inusual púlsar. Otros observatorios, incluido el radiotelescopio MeerKAT en Sudáfrica, confirmaron su hallazgo.

«Cabe esperar que encontremos más púlsares mediante esta técnica. Esta es la primera vez que hemos podido buscar la polarización de un púlsar de manera sistemática y rutinaria», afirma Murphy.

Yvette Cendes, radioastrónoma del Centro Smithsoniano de Astrofísica de Harvard, explica que la radioastronomía no ha sido tan eficaz como la astronomía óptica a la hora de encontrar objetos «transitorios», es decir, objetos espaciales como los púlsares, que aparecen y desaparecen de la vista. «Los sondeos como VAST están haciendo que eso cambie», añade.

«Pero el hecho de hallar un [objeto] transitorio no significa que sea fácil descubrir qué es», prosigue. Los datos de polarización ayudaron a precisar la fuente del objeto, lo que sugiere que la técnica tiene capacidad para identificar otros objetos transitorios en el futuro, señala.

Aunque otros telescopios están obteniendo datos de la polarización, solo se han realizado unos pocos estudios de radio a gran escala utilizando la técnica de la polarización circular. En marzo, un grupo de investigadores emplearon los datos de la Batería de Radiotelescopios de Baja Frecuencia (LOFAR, por sus siglas en inglés), en los Países Bajos, para encontrar dos nuevos púlsares mediante esa técnica, como detallaron en un artículo publicado en el repositorio arXiv.

Jacinta Bowler/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Discovery of PSR J0523-7125 as a circularly polarized variable radio source in the Large Magellanic Cloud»; Yuanming Wang et al. en The Astrophysical Journal, vol. 930, art. 38, 2 de mayo de 2022.

Publicidad