¡Hola! ¿Cuál es el significado?

¡Hola! ¿Cuál es el significado?

¡Hola! pudiéramos entenderla como una interjección que se emplea en un lenguaje coloquial. Es una exclamación que se emplea amistosamente. La primera palabra con la cual probablemente nos expresamos en un encuentro. Pongamos por el caso, cuando nos estrechamos la mano o para iniciar un diálogo y decimos “Hola”. Siendo esto así, en Wikipedia podía leerse lo siguiente: “Según el DRAE la palabra hola es una voz expresiva que podría estar relacionada con el inglés hello y el alemán hallo.Lo cierto es que he de admitir que estuvieron acertados. Lo examiné y eso es así pero… no por las razones que nos han propuesto sino por otras distintas. Les garantizo que se quedarán asombrados cuando las conozcan. Así pues, voy a aclarar la etimología de nuestra tan popular locución.

 

 

Hola es un acrónimo ibérico

 

Verán, el vocablo no es una interjección originada en el idioma latín, tampoco generada desde el inglés, el alemán o el griego, Hola tiene un sentido propio y anterior. Se trata de un acrónimo ibérico que bebe en fuentes de una antiquísima raíz pre helena. Lo explico más detalladamente:  Miren, no les parece insólito que una palabra tan usual en español como es ¡Hola! no tenga un origen etimológico en el latín. ¿Qué extraño? Pues claro, se trata de una palabra neta ibérica, porque la lengua de nuestros antepasados será la misma que en numerosos casos usará el castellano, sólo que la primera se escribió con raros caracteres ibéricos de la antiquísima época griega frigia y la segunda con una moderna ortografía romana. Y hay una cuestión fundamental para entenderlo como bien se debiera, miren ¿cómo se saludaban nuestros ibéricos? lo hacían igual que nosotros, ellos decían OLA, mientras que los romanos lo expresaban distinto. ¿Cómo se saludaba en latín? Pues decían SALVE. Nosotros nunca dijimos “salve” y los romanos nunca dijeron “hola”.

 

¿Cómo va todo?

 

Miren, probablemente “Hola” es de todas las palabras españolas la más significada, no obstante parecería carecer de Todo significado, pero sí que lo tiene y acabo de dárselo – aún bien pudiera haber pasado inadvertido –. En un incomprensible lapsus se desconoció su significado. “HOLA” significa “TODO” pero nótese que en cambio no “TODAS LAS COSAS”. Nunca lo supimos, pero para ir al origen de la cuestión se trataría de recobrar y entender la diferencia fundamental entre los conceptos griegos Παν “Pan” y Ολ “Ol”; el primero se trataría de “todas las cosas” cuando el segundo se refiere a “todo”. ¿Cuál es la diferencia? Parece lo mismo. Sí, lo parece pero no lo es. /Pan/ son “todas las cosas”, funciona como un sustantivo y también es “verbo”, como no pudiera ser de otro modo para un dios mítico de la antigüedad. En cambio /Ol/ es “todo”, funciona como adjetivo, exclamación, pregunta, respuesta. (Todo, toda, todos, todas). Para nosotros HOLA vendría a significar: ¿Cómo va todo? Es una locución propia ibérica y que se latinizó añadiendo una “H”. Es una pregunta y que precisa de una respuesta. ¿Cómo? Sí, lo han oído bien, entero, perfecto y que son acepciones de nuestro Hola, aun entiendo que se encuentren profundamente desconcertados. ¿Una pregunta? ¿Un acrónimo? ¿Una palabra ibérica? ¿Qué quise decir con todo esto?

Verán, les doy la etimología de la palabra ¡Hola! que es un acrónimo viene de la raíz pre helena ὅλOl”. Los antiguos griegos añadieron un pronombre: –ος “-o” y de ese modo obtendrían ὅλος /Olos/ y su correspondencia española debiera ser /Holo/. Pero entonces ¿por qué razón decimos /Hola/? Muy sencillo. Nuestra lengua ibérica está preexistente en la lengua española y es anterior al griego helenístico. La prueba es que en castellano la pronunciamos igual que en ibérico usando el singular femenino, pues tanto ellos hace miles de años como nosotros en la actualidad lo declinamos “-a”. Por tanto, ahora les doy otra sorpresa más, la palabra está emparentada con el inglés, tal y como nos dijeron, pero no por las razones que supuestamente se le atribuyen sino porque la palabra española (H-“OL”-A) y la inglesa (“ALL”) tendrían raíces cognadas por la voz para referirse a “TODO”. ¡Impensable! Incluso la fonética española y la fonética inglesa que son abismales entre sí, “OL” y “ALL” se vocalizará similar. El término Hola, si desean contrastarlo escrito en griego verán que fue όλα καλά que significa “todo bien”. Observen que en la actualidad, nosotros usamos una forma corta y ¿saben por qué? Porque es el modo como lo hacían nuestros antepasados. Ellos decían “Ola” y en cambio no decían “Ola Kalá” que era una expresión griega y eso es porque nuestra lengua es anterior al griego y nuestros antepasados ibéricos trajeron esta milenaria locución desde las remotas regiones helenas de la antigua península de Asia Menor.

Ahora bien, lo más sorprendente es que quienes usamos la lengua española no sabemos lo que decimos cuando saludamos con ¡Hola! Es natural, porque la idea que se tiene de la lengua de nuestros antepasados es que su escritura eran unos extraños rayotes, cuando la excelencia de su idioma y que hoy es el nuestro sin parecerlo era extraordinario. Perdimos esa excepcional sapiencia y conocimientos que eran inabarcables. Y Hola tiene algo de particular, es tanto una pregunta como una respuesta. Para entenderlo mejor pensemos en un emisor que dice “Hola” y un receptor que responde con otro “Hola”. Lo extraordinario que está sucediendo cuando usamos esta expresión es que ambos están preguntando y respondiendo al unísono.

Es el tipo de saludo tan paritario de la filosofía del lenguaje de nuestros antepasados ibéricos y que nosotros lo seguimos empleando de igual manera desde hace miles de años. Es razonable, un “OLA” les hizo iguales a ellos y a nosotros incluso, aunque tras la romanización la escribimos con letras de patrón latino y tuviéramos que añadirle al inicio del vocablo una nueva letra que no era propia y que por tanto no tiene sonido ni tampoco sentido alguno. Y quizá no se entienda como un uso y costumbre sorprendente para una sociedad que se antoja de primitiva pero no hay que olvidar de que proviene de un vestigio minoico y aprendí a través de sus extraordinarios textos tallados en bronce que aún siendo una generación profundamente integrista, fueron una civilización ibérica que no sólo dieron identidad a quienes hoy somos sino que a la vez era una sociedad muy solidaria y respetuosa con las mujeres, los niños y atenta con sus ancianos. Y es que no en vano, al fin y al cabo, un HOLA significa TODO.

 

 

Enrique Cabrejas © 2017

 

 

 

Loading...