Josep María Flotats y Pere Ponce sientan a debatir a Voltaire y Rousseau en el Teatro María Guerrero

19
Publicado 10/01/2018 14:58:52CET

   MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) –

   Los actores Josep María Flotats y Pere Ponce encarnarán a los filósofos Voltaire y Rousseau, respectivamente, durante un debate animado sobre “la sociedad, la ética y la moral” en la obra ‘La disputa’, que se estrenará este viernes 12 de enero en el Teatro María Guerrero.

   Basado en el texto de Jean-François Prevand, la obra sube a escena a “dos personajes absolutamente opuestos” que fueron precursores del pensamiento y las ideas que llevaron a la Revolución Francesa. Sin embargo, la suerte de cada uno de ellos fue dispar, tanto en prestigio social como intelectual.

   “Voltaire siempre quiso pertenecer a la nobleza y tuvo un poder absoluto sobre todos los ilustrados, fue el Dios de su siglo, mientras que Rousseau era visto como el pobrecito plebeyo, autodidacta, que desde el primer momento se enfrentó a esa filosofía”, ha señalado Mauro Armió, traductor de varias obras de estos filósofos y que también ha hecho lo propio con el texto de Prévand.

   Esas diferencias sociales se veían aumentadas al confrontar sus ideas, en especial cuando Rousseau, el autor de ‘El contrato social’ y defensor de la igualdad absoluta en la sociedad caía en contradicciónes como un marcado desprecio por la mujer o el ataque a la cultura y, en especial, al teatro.

REVOLUCIONARIO DEL 15-M

   “Rousseau era un revolucionario con sus contradicciones, que hoy en día estaría sentado en una plaza en el 15-M y se preguntaría por qué es así la sociedad“, ha defendido Ponce sobre su personaje, al que contrapone frente al “académico y miembro del establishment” Voltaire.

   Por el contrario, Flotats habla del autor de ‘Cándido’ como “un defensor de la cultura que se jugó el pellejo” con la defensa de separación de poderes entre Estado e Iglesia, en una época en que la Inquisición estaba a pleno rendimiento y con una monarquía absolutista.

   “En la España de hoy, algunas personas hablan de República y a otros les parece escandaloso, a pesar de que estamos en 2018 y en una democracia donde se tolera la libertad de expresión: hay que imaginar lo que las palabras de Voltaire significaban en 1760. El siglo XXI necesita unos cuantos Voltaire, pero no es fácil”, ha lamentado.

TWITTER Y LA FISCALÍA

   No obstante, la obra también mostrará la “admiración” que en algunos momentos llegaron a mostrar el uno por el otro –se sabe que Voltaire llegó a ofrecer alojamiento a Rousseau, aunque éste no aceptó, y en una de sus últimas cartas hablaba de ‘un hombre honrado’–. “Aunque la admiración de Voltaire por Rousseau siempre fue menor: Rousseau le consideró un maestro”, ha explicado Arminó.

   En realidad, para Ponce, ‘Voltaire/Rousseau. La disputa’ “no deja de ser un canto a la libertad de expresión” 300 años después de la presencia de estos filósofos. “Fueron personas que no dejaron nunca de ser perseguidos por sus ideas y estoy convencido de que, si hubieran tenido Twitter, la Fiscalía habría actuado contra ellos”, ha concluido.