Inicio Intelectualidad La desintegración del borde de la plataforma de hielo que refrena al...

La desintegración del borde de la plataforma de hielo que refrena al inmenso glaciar antártico Pine Island

El glaciar Pine Island es una de las mayores corrientes de hielo de la Antártida Occidental. Además, es uno de los que se desplaza más deprisa hacia el mar. La plataforma de hielo asociada, que flota en el mar, lleva frenándolo mucho tiempo, como una barrera. Los datos de Ian Joughin, de la Universidad de Washington, en Seattle, y su equipo muestran, sin embargo, que esa plataforma de hielo ha retrocedido 19 kilómetros entre septiembre de 2017 y marzo de 2020, y que, coincidiendo con ello, la velocidad del glaciar que tiene detrás ha aumentado más de un doce por ciento. Joughin y sus colaboradores publican sus resultados en Science Advances.

El glaciar contiene unos 180.000 millones de toneladas de hielo. Si se derritiesen por completo, el nivel del mar subiría medio metro. Junto con su vecino, el glaciar Thwaites, al que se le conoce también como «el glaciar más peligroso del mundo», es el origen de una buena parte del hielo antártico que acaba en el océano y contribuye ya hoy en día al aumento del nivel del mar. La plataforma de hielo limita todavía el ritmo a que ocurre. Sin embargo, el freno ha perdido eficacia: entre 1990 y 2009, la velocidad del glaciar se aceleró de 2,5 kilómetros al año a 4, y entonces se mantuvo estable en ese ritmo más rápido durante ocho años, pero ha vuelto ahora a ganar velocidad, ese doce por ciento.

Desde 2017 la plataforma de hielo ha perdido la quinta parte de su superficie. De la plataforma se han desprendido grandes icebergs, que a continuación han ido a la deriva por el mar. Las aceleraciones anteriores del glaciar se debieron a la pérdida de capacidad como contrafuerte de la plataforma al adelgazar, porque unas aguas más calientes fundían más el hielo, en la línea donde el glaciar pasa de estar en contacto con el fondo a flotar. La aceleración del glaciar desde finales de 2017, en cambio, se ha debido a la fragmentación mecánica de la plataforma tras la apertura de grandes grietas. Los consiguientes desprendimientos masivos del hielo frontal de la plataforma debilitaron su capacidad como contrafuerte del glaciar, mientras que antes los desprendimientos influían poco en la velocidad de este.

La aceleración del glaciar se ha comprobado con dos puntos de referencia sobre el hielo, que se han movido desde 2017 un doce por ciento más deprisa. «Por ahora, la aceleración no es catastrófica. Pero si el resto de la plataforma de hielo se descompone y deja de existir, el glaciar se moverá mucho más deprisa», dice Joughin.

Que esto vaya realmente a pasar, no está todavía claro. El frontal de la plataforma, ahora en una parte más abrigada, podría estabilizarse; según los modelos, el glaciar quizá hasta perdería velocidad entonces. No obstante, ahora parece posible una desintegración mucho más rápida de la plataforma; podría suceder en los próximos entre diez y veinte años, según el glaciólogo Pierre Dutrieux, del Estudio Antártico Británico, que participó en la investigación. Los testigos de sedimentos indican que el frontal de la plataforma ha sido hasta cierto punto estable durante miles de años; solo en las últimas décadas el cambio climático la ha perturbado fuertemente, y la situación se ha agravado mucho en estos últimos años, como acabamos de ver.

Daniel Lingenhöhl

Referencia: «Ice-shelf retreat drives recent Pine Island Glacier speedup», de Ian Joughin et al., en Science Advances11 de junio de 2021: vol. 7, núm. 24, eabg3080.

Publicidad