La Gran Bombarda turca

¡Valora este artículo!

[Total: 16 Media: 3.8]

La Gran Bombarda turca fue el más grande de los cañones que el Sultán Mehmet II utilizó para tomar Constantinopla. La ciudad estaba tremendamente fortificada, pero las triples murallas y las más de 300 torres defensivas no consiguieron resistir el cañoneo turco. Los cañones del siglo XV pudieron con la muralla del siglo V.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La Gran Bombarda turca

Fundida en Adrianópolis por el ingeniero húngaro Orbón (que curiosamente había ofrecido sus servicios primero a los bizantinos, que le rechazaron por falta de presupuesto), medía 8 metros de largo en dos piezas de bronce unidas entre sí.  

Sus paredes tenían un grosor de 20 centímetros, con un diámetro de 80 centímetros en la culata y 240 en la boca según el historiador británico Steve Runciman:

“El grosor del bronce era de un palmo, a saber, veinte centímetros, y su circunferencia de ochenta centímetros por la parte donde se metía la pólvora, y doscientos cuarenta por la mitad de la parte delantera por donde se introducían las balas”.

La logística para trasladar semejante cañón puso a prueba los recursos de los turcos. Necesitaron cientos de bueyes y hombres para trasladarla, a la desesperante velocidad de 2 kilómetros por día, ya que la Gran Bombarda turca pesaba nada menos que 18 toneladas.

Cuando la Gran Bombarda turca llegó por fin a las murallas de Constantinopla, aún hizo falta una semana adicional para instalar el cañón sobre una plataforma de tierra y piedra. Una vez listo, los turcos comprobaron que a pesar de los 200 hombres destinados a su servicio, apenas podían hacer 7 u 8 disparos al día, ya que se tardaba 3 horas en recargarlo.

Además era muy impreciso y  los proyectiles esféricos de granito que lanzaba (que pesaban entre 680 y 850 kilogramos), podían acabar en cualquier sitio en un radio de 1.600 metros. Eso sí, el estruendo que provocaba al dispararse era tal, que se pudo oir a 15 kilómetros de distancia.

El ingeniero húngaro construyó para el Sultán otros 42 cañones que fueron los que finalmente derrumbaron las murallas, pero es innegable que la Gran Bombarda turca fue la que realmente anunció al mundo que la era Moderna había llegado.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:

También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios

Loading...