La Mejor Película de Sitges 2017 lanza un mensaje esperanzado a Europa: “Tenemos que aprender”

Publicado 14/10/2017 16:23:32CET

   El director húngaro Kornél Mundruczó trabaja en un thriller existencial con Gal Gadot y Bradley Cooper

   SITGES (BARCELONA), 14 Oct. (EUROPA PRESS) –

   La película ‘Jupiter’s moon’, reconocida este sábado como Mejor Película en el 50 Sitges – Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya, ha lanzado un mensaje esperanzado a Europa sobre la crisis de los refugiados: “Tenemos que aprender para entender”, sobre una situación que viene de lejos, ha afirmado el director húngaro Kornél Mundruczó.

   En rueda de prensa este sábado, después de que se anunciara que su película ha resultado ganadora, el realizador ha explicado que no se trata de un mensaje contra Europa, “sino para Europa”, a la que llama a utilizar la situación para mejorar y sentirse orgullosa, ha dicho, acompañado del director del festival, Àngel Sala.

   El húngaro ha explicado que cuando se intensificó la crisis rodaron mucho material para documentarse para la película pero también para recoger lo que sucedía, y que dos años antes pasó seis semanas en un campo de refugiados y sintió que tenía que explicar lo que sucedía: “Ha sido un proceso muy largo de producción, no es solo una foto en blanco y negro”; ha reflexionado.

   Sobre el protagonista, un joven sirio que recibe un disparo tratando de cruzar la frontera hacia Hungría y desarrolla poderes para levitar, ha explicado que es alguien “que podría ser un ángel”, y que es una aportación de fantasía a la historia, a lo que Mundruczó ha añadido que prefiere las mezclas a los géneros puros porque representan mejor la realidad.

   Después de que llegaran a Hungría 800.000 refugiados en tres meses, el Gobierno del país se esforzó para que no hubiera más, levantando una valla en la que pueden ser disparados, por lo que actualmente hay pocos refugiados y los que aparecen en la película como extras llegaron desde Austria.

   Para unas escenas en un campo de refugiados tuvieron que crearlo en un set, ya que no les dejaron rodar ni en los que estaban cerrados, y sobre estos emplazamientos ha afirmado que trataron de reflejar la vergüenza de esos lugares: “Te preguntas cómo podemos ser tan inhumanos. Hungría no es un país rico pero tiene recursos para crear un campo con mejores condiciones”, en el que no vivan como animales.

   Ha relatado que usaron planos verticales y horizontales para crear la sensación de levitar, rodando en escenarios reales y sin cromas, lo que ha comportado una dificultad añadida pero también ha permitido más realismo, con un gran esfuerzo y entrega por parte del equipo.

   Para realizar una persecución de siete kilómetros por las calles, alquilaron previamente para ensayar un aeropuerto de la armada, y durante la grabación final cortaron las calles con 70 policías que acordonaron la zona: “Teníamos permiso para tres tomas pero lo logramos en dos, porque ¿quién quiere destrozar otro coche más?”, ha afirmado, y ha añadido que el resto de coches eran de extras.

   Entre sus futuros proyectos, el director ha explicado que trabaja en un thriller existencial con Gal Gadot y Bradley Cooper, protagonizado por un austronauta que no ha estado nunca en el espacio y quiere encontrar la zona oscura: “Es una película claustrofóbica y muy radical para Hollywood”, aunque no deja de ser una película de estudio” ha dicho.

Loading...