Los abejorros usan herramientas, aprenden tareas y pueden mejorar lo que se les enseña

18

[iStock/Patrick_Latter]

También te puede interesar

Inteligencia animal
Inteligencia animal
Oct/Dic 2014 Nº 78

De los recursos sensoriales a la conducta complejaEste monográfico ofrece una selección de artículos que arroja luz sobre varios aspectos clave de la inteligencia animal. Descubre la capacidad de las abejas para reconocer rostros, la de orcas y coyotes para imitar las llamadas de sus congéneres o el sentido magnético de hormigas y ballenas, así como la función evolutiva del mimetismo. Explora también la toma de decisiones en enjambres, las artes constructivas de las hormigas, las habilidades negociadoras de los animales y otras muestras de su inteligencia y sensibilidad emocional.


Más información

Los abejorros dominan rápidamente una sencilla versión del fútbol (con una recompensa dulce al final) simplemente observando a otra abejorro manejar el balón. Lo que sugiere que estos diminutos polinizadores son capaces de aprender tareas sofisticadas, según un estudio reciente publicado en la revista Science.

Los insectos observaron a uno de sus compañeros llevando una bola a una meta, que recompensaba al atleta con unas gotas de agua azucarada. Los insectos pronto lograron hacer la tarea ellos mismos. Incluso aprendieron a conseguir la recompensa con menos esfuerzo. «No solo están copiando ciegamente. Están haciendo algo mejor», explica Olli Loukola, coautor del estudio e investigador de la Universidad Queen Mary de Londres.

Estudios anteriores ya habían señalado que las abejas llevan a cabo tareas cognitivas complejas. Pero esta es la primera vez que se demuestra que pueden dominar tareas muy alejadas de aquellas que hacen habitualmente, aseguran los autores del estudio. También es la primera vez que se demuestra que estos pequeños animales aprenden una habilidad compleja observando a sus compañeros, en vez de someterse a un entrenamiento largo y repetitivo.

Loukola y sus colaboradores educaron a un grupo de abejorros (Bombus terrestris) para que desplazaran una pelota de madera al centro de una plataforma, y si lo conseguían, ganaban un premio dulce. Estos abejorros luego realizaron la tarea y obtuvieron la recompensa, mientras otro grupo les observaba. Después de solo tres sesiones de observación, a uno de estos nuevos abejorros se le permitió controlar la pelota. Alcanzaron su meta casi cada vez (el 99 por ciento de las veces), lo que significa que habían aprendido la tarea después de observar a las abejas entrenadas. Las abejas que no habían recibido instrucción solo consiguieron realizar la tarea un 30 por ciento de las veces.

Aprendizaje social

Para estimular las habilidades de los insectos, los investigadores presentaron tres bolas a cada abejorro instructor. Dos de ellas estaban pegadas en su lugar y solo una, la más alejada de la meta, rodaba libremente. Los abejorros instructores arrastraron esa bola hacia la meta. Las abejas aprendices observaron estas sesiones y luego se les presentaron tres bolas que rodaban libremente. En vez de copiar a los instructores moviendo la bola más alejada, estas abejas tomaron el camino más fácil: movieron la bola más cercana.

Este comportamiento ha impresionado al neuroetólogo Ken Cheng, de la Universidad de Macquarie en Sídney. «Se parece a lo que llamamos emulación de objetivos», o acciones en busca de una meta en lugar de imitación de memoria, dice. «Si es así, es bastante complejo.»

[Vídeo: SINC]

Clint Perry,  coautor del estudio e investigador de la Universidad Queen Mary, señala que las abejas que aprendieron a través de otro insecto superaron a las abejas sin este modelo: un grupo observó cómo la bola se movía sola por la acción de un imán y otro no recibió ninguna demostración. «La información social ayudó enormemente», añade.

«Realmente parece que los cerebros pequeños no son necesariamente más simples. Estos cerebros en miniatura pueden lograr mucho más de lo que pensábamos”, concluye Perry.

Traci Watson / Nature News

Más información en Science.

Fuente: Nature News y SINC (Vídeo)