Los desplazamientos interurbanos y las megarregiones

Cuántos se desplazan a diario entre dos lugares ofrece una información sobre el paisaje económico de Estados Unidos que no está limitada por las demarcaciones políticas.

También te puede interesar

No solo se vuelven las grandes ciudades cada vez más grandes, sino que sus zonas de influencia no dejan también de extenderse hacia el territorio circundante. Es una de las principales tendencias de la geografía económica, en especial en Estados Unidos. Ahora, Alasdair Rae, de la Universidad de Sheffield, y Garrett Dash Nelson, del Colegio Darmouth, en New Hampshire, han mostrado por medio de las corrientes de los desplazamientos interurbanos qué aspecto tiene en la realidad este efecto. A partir de unos cuatro millones de esos datos de movilidad, han generado 50 megarregiones, aglomeraciones urbanas cohesionadas económicamente que se agrupan principalmente alrededor de una metrópolis situada en su centro. Estas delimitaciones deberían ayudar a la planificación económica y política, por ejemplo de las vías de comunicación y otras infraestructuras.

Los desarrollos económicos y sociales no se detienen en las fronteras políticas, muy en especial en Estados Unidos, donde las diferencias lingüísticas y culturales entre los estados de la federación no son grandes. No es fácil determinar dónde tienen sus fronteras comunes esas regiones ligadas funcionalmente. Depende de los datos o modelos con que se cuente para calcularlo. Rae y Nelson usan un modelo por ordenador que valora, sobre todo, la intensidad de las conexiones entre ciudades. Además, depuran el modelo eliminando a las ciudades que se conectan muy debilmente por medio de los desplazamientos interurbanos diarios y fijando el número de megarregiones en 50, como el número de estados. Las cartas muestran un territorio dividido entre sus aglomeraciones urbanas, con una excepción: una parte del viejo «Salvaje Oeste» sigue siendo realmente salvaje. Al menos, no pertenece a una ninguna aglomeración.

Más información en PlosOne

Fuente: Universidad de Sheffield y Colegio Darmouth

Loading...