Los modelos al uso no se mantienen

  • Noticias

  • 19/12/2016

Vuelo de las aves

¿Cuánta sustentación genera el vuelo de un pájaro? La respuesta la da la cotorrita celestial Obi al volar a través de la luz de un láser: ha dejado claro que los modelos ordinarios no son en realidad correctos.

Bioinspiration & Biomimetics

[Eric Gutierrez, Stanford University]

Del Airbus a la cotorrita celestial Obi, de profesión miembro de la segunda especie de papagayos más pequeña que hay: para todo lo que vuela, sea un avión o un animal, se puede, al menos en principio, calcular a partir de su estela de turbulencia la sustentación que produce. Sin embargo, especialmente correctos no se puede decir que sean los tres modelos hoy más corrientes, afirman los investigadores de grupo de Diana Chin, de la Universidad de Stanford.

El equipo adiestró a Obi para que volase de un palo a otro al recibir una orden. A medio camino atravesaba una nube de finas partículas iluminada por un láser. Así podían los investigadores hacer visible el remolino de aire que se crea en la punta de las alas. Para proteger los ojos de Obi del láser le prepararon unas pequeñas gafas. Midieron entonces el movimiento de las partículas flotantes con cámaras de alta velocidad en tres dimensiones.

Al contrario de lo supuesto hasta ahora, los remolinos que crea el batir de las alas no son especialmente estables. Se descomponen enseguida tras el paso del ave. De ahí que los cálculos de la sustentación no den resultados correctos. Tales modelos, sin embargo, tienen importancia para construir máquinas voladoras basadas en el vuelo de los pájaros o de los insectos. El equipo de científicos quiere ahora ligar un método de medición directa de la sustentación con las películas de alta velocidad para así, quizá, rectificar los numeroso errores al respecto contenidos en la literatura científica.

Más información en Bioinspiration & Biomimetics

Fuente: spektrum.de / Jan Dönges

Loading...