‘Lucio Silla’ pone acento político en el arranque del Teatro Real con una apuesta sobria y apasionada

Publicado 14/09/2017 10:59:14CET

   El coliseo madrileño inaugura la temporada de su bicentenario el mismo día que el Liceo de Barcelona, con sendas coproducciones entre los dos

   MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) –

   La temporada 2017-2018 del Teatro Real ha arrancado este miércoles 13 de septiembre con el estreno en Madrid de ‘Lucio Silla’, la ópera en tres actos con la que un joven Mozart lanza un mensaje político sobre poder, libertad y pasión que el público del coliseo madrileño ha recibido con entusiasmo, a pesar de la dificultad de su puesta en escena.

   El director de escena, Claus Guth, se ha enfrentado al reto de dotar de dinamismo a una yuxtaposición continua de arias que han durado hasta doce minutos y ha resuelto el desafío con una apuesta sobria en la que han predominado las tonalidades grises, tan solo interrumpidas por el rojo intenso de la capa de Lucio Silla, dictador de Roma, que envía al exilio al senador Cecilio y pretende casarse con su prometida, Giunia.

   La alternancia entre la narración y los momentos introspectivos han sido otro de los retos para el director de escena, que ha alternado aspectos simbólicos y elementos atemporales para recrear el universo que Mozart creó cuando apenas tenía 16 años.

   En escena, Guth ha colocado un gran cubo de cemento que ha girado en torno a un eje, a medida que ha avanzado la obra. La sobria estética militar de primera mitad del siglo XX ha contrastado con los suaves juegos de luces y sombras con los que ha enfatizado el dramatismo de la obra y ha conseguido el equilibrio entre tamaños y perspectivas.

   La “exigencia imposible” de Mozart en el apartado vocal, tal y como destacó el director del Teatro Real, Joan Matabosch, en la presentación de la obra en Madrid, ha obtenido halagos por parte del público, que ha aplaudido la entrega lírica y ha vitoreado especialmente a la soprano Patricia Petibon (Giunia) y a la mezzosoprano Silvia Tro Santafé.

TIRANO IMPREVISIBLE

   Ivor Bolton ha sido el responsable de conducir a la orquesta titular del Teatro Real, que ha interpretado con delicadeza el acompañamiento musical de esta obra, que cuenta la historia de un “tirano imprevisible”. Esta es la décima ópera de Bolton en el Teatro Real, donde debutó en 2007.

   Se trata de una nueva producción del Teatro Real procedente del Gran Teatre el Liceu de Barcelona, y creada originalmente por el Theate an der Wien y el Festival Wiener Festwochen. Precisamente, el Liceu ha inaugurado también este miércoles su temporada con la ópera de Rossini, Il viaggio a Reims, dirigida por Emilio Sagi con una producción del Teatro Real, pensada originalmente para el Rossini Opera Festival de Pesaro.

   Entre las autoridades que han acudido a este estreno se encuentra el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, y la presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, Marta Rivera de la Cruz, así como personalidades como el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, acompañado de Isabel Preysler.

   Aunque esta ha sido la ópera inaugural, la gala especial de celebración de reapertura, con un guiño al pasado, tendrá lugar el próximo 2 de noviembre con la versión en concierto de ‘La favorita’ (‘La favorite’), de Gaetano Donizetti, ópera con la que se inauguró el Teatro Real el 19 de noviembre de 1850, en su versión italiana, y que contó con la participación de una de las divas de la época, Marietta Alboni.

   El Teatro Real afronta la temporada 2017/2018 con la mirada puesta en un escenario que parece haber dejado atrás la crisis, ya que ha cerrado la cifra de nuevos abonos hasta alcanzar los 21.000, un cinco por ciento más que en la pasada temporada y 8.000 más que hace cuatro años.


Loading...