Inicio Intelectualidad Macaco: “Tenemos que tocarnos más, sentirnos más, olernos más, mirarnos más a...

Macaco: “Tenemos que tocarnos más, sentirnos más, olernos más, mirarnos más a los ojos”

Actualizado 25/05/2019 11:09:03 CET

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS – David Gallardo) –

Civilizado como los animales (Sony Music, 2019) es el nuevo disco de Daniel Carbonell (Barcelona, 1972), conocido artísticamente como Macaco, quien explica a Europa Press: “No hago discos conceptuales pero me gusta que haya líneas conductoras. En este caso es ese mundo selvático, animal, de vuelta a la raíz tanto musical como narrativa. Vuelta a la esencia, a conectarse”.

En esta línea, el catalán recuerda que Civilizado como los animales es también una canción de Roberto Carlos que él “escuchaba de chiquito” y que fue “uno de los primeros hits medioambientales, prohibido por la dictadura brasileña”. “Ahora en Brasil están a las puertas de otra dictadura, por desgracia, plastificada como una falsa democracia”, apostilla, hilando pasado y presente.

Un juego de palabras sencillo con su nombre artístico lleva a Macaco a plantear la necesidad de cierta involución de los seres humanos hacia los primates. “¿Es un animal más civilizado que una persona?”, se pregunta a sí mismo, para luego responderse: “Lo que es seguro es que hay un instinto más desarrollado”.

Y prosigue: “Los humanos estamos demasiado en la pose, en todos los envoltorios que nos ponemos… Hay una evolución tecnológica muy grande pero no avanzamos a nivel humano, estamos como en bucle dando vueltas e incluso nos olvidamos de algunos principios muy básicos de la humanidad. Tenemos que tocarnos más, sentirnos más, olernos más, mirarnos más a los ojos“.

Por eso apuesta el barcelonés por “el olor a tierra mojada y meter los pies en el barro” de manera combinada con el progreso: “Que viva la tecnología, pero hace falta todo eso. Vivimos en una aparente comunicación continua pero es más soledad que nunca. Y lo más peligroso es lo de la inmediatez, el querer todo para ya. Todo esto crea una espiral muy peligrosa en la que realmente no estamos masticando la vida”.

A partir de estas ideas centrales, plantea Macaco que “en la narrativa del disco hay un montón de aspectos y raíces”, más allá de la “vibración positiva y social” en la que siempre se le suele ubicar. “Se me ubica en la vibración positiva y social, pero si rascas hay luces y sombras”, defiende.

Además, señala que musicalmente este Civilizado como los animales tiene tres ramas: “Una parte más de cantautor galáctico de composición con la guitarra, otra más de jugar con las máquinas y dub que funcionan súper bien en directo, y otra más positiva como ‘Bailo la pena’ o ‘Somos la fiesta’. Además, el hilo conductor del disco son arreglos muy mediterráneos, muy Ennio Morricone con las mandolinas”.

EXTENSA LISTA DE COLABORADORES

Para esta ocasión, Macaco se ha rodeado de un plantel portentoso de amigos colaboradores, entre los que están Joan Manuel Serrat, Jorge Drexler, Monsieur Periné, Silvia Pérez Cruz, Visitante, Nach, Niño de Elche, Inma Cuesta, José Luis Algar y Miss Bolivia. La guinda la pone la reunión estelar en el tema ‘Somos la fiesta’, donde cantan juntos Juanito Makandé, Antonio Carmona, Estopa, El Kanka, El Canijo de Jerez, Mr Kilombo y Óscar Jaenada.

“En ‘Somos la fiesta’ realmente apunté ahí”, admite entre risas, al tiempo que afirma que todas estas colaboraciones “no son forzadas”, puesto que quienes participan lo hacen porque quisieron y les gustaba la canción. Y sí añade que el elenco de nombres es un poco declaración de intenciones para plasmar el momento tan “bonito” que se está viviendo musicalmente en América con las “músicas de raíz mezcladas con electrónica, dub, trap, hip hop o lo que sea y siempre con esencia”.

Con el disco ya en la calle desde este viernes, piensa Macaco en el futuro, que pasa por dar conciertos por España y América durante los próximos dos años. Y destaca una cita especial el próximo 23 de junio en el festival Cultura Inquieta de Getafe (Madrid) compartiendo cartel con “dos bandas amigas como son Iseo & Dodosound y Green Valley“.

Avanza además que tiene “un montón de proyectos en la cabeza”, tanto musicales como audiovisuales, pues va a hacer vídeos de muchas de las canciones. “Estoy muy metido en la realización. Con Gus Carballo hicimos ‘Bailo la pena’ y luego ‘Lo quiero todo.’ Estoy aprendiendo muchísimo sobre cine. En julio rodaré con Jorge Drexler el vídeo de ‘Blue (Diminuto Planeta Azul)’, en septiembre haremos el vídeo de ‘Somos la fiesta’… Cuidando mucho la imagen con el sonido, algo que no me puede gustar más”, remarca.

MOMENTO POLÍTICO

Dejando de lado su último lanzamiento y sus planes de futuro, comenta Macaco el momento político actual después de haber utilizado las redes sociales en las últimas semanas para animar a sus fans a votar en las pasadas elecciones generales de España.

“Por desgracia, no soy de ningún partido. Pero me gustaría serlo y creerme uno en concreto”, indica, antes de continuar: “Pero sí que creo que toda esta tendencia que está creciendo por todo el mundo, de esta extrema derecha que da un muchito de miedo, realmente son como pasos para atrás”.

Y apostilla: “Hay unos lugares básicos para mí que tenemos que cuidar entre todos que son la sanidad pública digna, la educación pública digna y la libertad de expresión. Unas cosas que son básicas. Y no estoy en contra de la privada, pero digo que estos son lugares para todos y que los cuidemos”.

A su juicio, “parece que hay una tendencia con un descaro muy populista, por ejemplo con Trump diciendo ‘está nevando en invierno, no existe el cambio climático’. Te quedas acojonado. O diciendo ‘que se piren los latinos que me están fastidiando’, y la gente le aplaude por sincero. Existe esa tendencia, que la llaman naturalidad, y es muy peligrosa, da mucho miedito”.

Por todo ello, aún apunta que su amiga la ilustradora ‘Monstruo Espagueti’ resume certeramente lo que él siente cuando afirma que ‘no existe mi partido ideal pero sí el contrario a mis ideales’. “Eso es lo que me sucede a mí”, confiesa, y remata: “Por desgracia, no me creo ningún político”.

“Ojalá fuera algo mucho más vocacional, que no pudieran hacer tratos con empresas al salir de un gobierno. Esos señores trabajan para nosotros. La iniciativa para que la gente fuera a las urnas a votar ha estado muy bien. ¿Un mal menor? No lo sé, pero vamos ahí. Es una reacción al miedo, que irónicamente es lo que propagan esos partidos”, concluye.