¿Por qué nos rascamos cuando estamos estresados?

Al parecer, los monos rhesus se rascan para comunicar a sus congéneres que se encuentran estresados. [iStock/ Luxiangjian4711]

Los primates, incluidos los humanos, se rascan cuando se sienten estresados. Hasta ahora, este comportamiento se consideraba una consecuencia de los procesos fisiológicos asociados con el estrés y se le atribuía una función reguladora. Investigadores de la Universidad de Portsmouth han descubierto en macacos que viven en libertad que el motivo de esta sensación va más allá de una reacción corporal a la hormona del estrés. Rascarse podría tener una función social.

Para su estudio, los científicos, dirigidos por Jamie Whitehouse, analizaron durante ocho meses el comportamiento de 45 monos rhesus de una pequeña isla puertorriqueña. Observaron que los animales se rascaban con frecuencia cuando se encontraban con un congénere de rango superior o desconocido para ellos. Si el animal no se rascaba, en tres de cada cuatro casos se producía una pelea, según informan en la revista Scientific Reports.

Evitar la agresión

Los autores sugieren que los macacos reconocen en este comportamiento que el congénere se encuentra estresado, por lo que es mejor evitar el ataque: puede que ese individuo sienta estrés porque se considera inferior, de manera que no representa ningún peligro, o por la presión de la situación, circunstancia que le convierte en un oponente impredecible, por lo que es mejor apartarse de su camino.

Ya que diversos sujetos se aprovechan de este comportamiento (el potencial atacante y el atacado), es probable que el hecho de rascarse se haya establecido a lo largo de la evolución como una señal dentro del grupo y haya contribuido a la cohesión social, indican los investigadores. Y es posible que esta manera de comunicar el propio estado anímico se haya mantenido también en los humanos. Por tanto, en situaciones comprometedoras no nos rascamos porque nos pica, sino que nos pica para que nos rasquemos.

Jan Dönges/Spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Stress behaviours buffer macaques from aggression». J. Whitehouse, J. Micheletta y B. M. Waller en Scientific Reports, publicado en Internet el 11 de septiembre de 2017.

Loading...