Quim Gutiérrez: “Muy al principio de mi carrera recibí ciertas amenazas por defender mis principios”

29
Publicado 30/08/2017 19:10:37CET

   MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) –

   El actor Quim Gutiérrez (Barcelona, 1981) ha revelado este miércoles que “muy al principio” de su carrera profesional se encontró con “un par de situaciones” en las que tuvo que “defender” sus “principios”. “Hubo un tiempo en el que incluso recibí ciertas amenazas, no claras, pero sí de ya veremos si vuelves a trabar aquí”, ha relatado.

   Durante un encuentro digital con los lectores de Europa Press, ha añadido que “cuando eres joven”, en ese tipo de situaciones “se te ponen de corbata y puedes llegar a creerte que tu carrera puede acabar ahí efectivamente”. Y eso a pesar de que “era legal” lo que él hacía.

   Profundizando en la cuestión, ha explicado que fue cuando intentó “hacer giros serios” en su trayectoria, cuando estaba haciendo una serie en Cataluña y quería hacer “otras cosas”. “Me encontré en una situación en la que había solapación de trabajos distintos, donde por contrato estaba clarísimo que yo tenía un finiquito. Habían pasado meses entre una cosa y la otra, pero me exigían que volviera”, ha apuntado.

   En esta línea, ha añadido que fue “pasando por las distintas jerarquías de ese entorno hasta llegar al director”, quien le dijo que “tenía razón pero que tenía que hacerlo”. Sin embargo, Quim respondió “que no porque tenía contrato con otro proyecto y estaba rodando”.

   “Posteriormente, los hechos cambian y esta misma gente años después me felicitaba por determinados éxitos. No digo que el tiempo ponga a todos en su sitio pero sí que la lucha por los principios es algo que nunca se abandona”, ha planteado.

LA NIEBLA Y LA DONCELLA

   El actor está actualmente promocionando su nueva película, La niebla y la doncella, que se estrena este 1 de septiembre. Una adaptación de las novelas de Lorenzo Silva que, según ha subrayado, pueden disfrutar “tanto los lectores que conocen las novelas como un espectador que no las haya leído”.

   Para la ocasión se convierte en el sargento Bevilacqua y ha podido conocer a agentes de la UCO, “un cuerpo de investigación de élite“. “Se esfuerzan en contar mucho que son gente normal, pero todos los casos sin resolver se los mandan a ellos porque obtienen resultados espectaculares”, ha destacado.

   “Por separado pueden ser gente normal, pero en grupo hacen una cosa excepcional: tienen disciplina, pasión, son pacientes y empáticos, tienen la capacidad diplomática para trabajar en entornos problemáticos y poco a poco hacer un relato para enviar a un sospechoso a juicio. Y eso es algo que requiere tiempo”, ha reflexionado.

   Además, ha apuntado que en la película “hay temas grandes y potentes como la muerte de un hijo, la paternidad y la pulsión sexual“. Al mismo tiempo, ha explicado que le gusta “reducir los guiones a estructuras de cuentos mitológicos”, ya que le “sirve mucho eso de que haya buenos y malos y fuerzas del destino”.

   Sobre el guión de La niebla y la doncella, ha asegurado que lo que más le gustó “fue la posibilidad de hacer un personaje serio en una película que no es comedia“. “Decir películas serias es como que degrada otros géneros, pero tenía ganas de hacer esto”, ha puntualizado, si bien ha adelantado que le gustaría hacer más papeles de este tipo.

SECUELA DE PRIMOS

   Por último, ha recordado el rodaje de Primos, comedia de 2011 dirigida por Daniel Sánchez Arévalo que cosechó un gran éxito de taquilla y por cuyo papel sigue siendo recordado. “No creas que no hemos barajado la idea de la secuela, pero de momento no se dice nada“, ha bromeado sin querer ir más allá.

   Eso sí, ha resaltado que para poder hacer su papel tuvo “que tener el drama muy claro”. “Y lo que sufría Diego era terrible, porque el tío es un desgraciado. Sentía un dislocamiento interior entre la pena que me producía y la energía subida de tono necesaria para que sea gracioso. Nos reímos un montón de momentos en Primos, pero en la comedia las partes de drama tienen que ser muy verdaderas”, ha sentenciado.