Inicio Intelectualidad Redes de ADN para combatir infecciones

Redes de ADN para combatir infecciones

Describen un nuevo mecanismo de defensa celular. Según un nuevo estudio, ante la presencia de patógenos, los glóbulos blancos secretarían “redes” de ADN mitocondrial con el objetivo de alertar de su presencia a otras células del sistema inmunitario. En la imagen, glóbulos blancos en el torrente sanguíneo. [iStock/PhonlamaiPhoto]

También te puede interesar

Las defensas del organismo Las defensas del organismo Jul/Sep 2001 Nº 25

¿Cómo combate nuestro organismo a las bacterias, virus y otros patógenos que nos invaden sin atacar a nuestro propio cuerpo? El sistema inmunitario evidencia una exuberante complejidad y evolucionó a lo largo de cientos de millones de años por vías sorprendentes. Descubre cómo se originó, la perfección de los mecanismos que definen la inmunología del embarazo, las vacunas comestibles, o los implantes celulares, un nuevo enfoque terapéutico que combina células vivas con membranas plásticas que las protegen del ataque inmunitario.

Más información

Es un hecho conocido que los neutrófilos, un tipo de células inmunitarias, son capaces de secretar hebras de su ADN con el fin de eliminar bacterias patógenas. Estas estructuras son conocidas como trampas extracelulares de los neutrófilos (TEN). Cuando los científicos de la Universidad de Linköping, en Suecia, empezaron su investigación, su objetivo era estudiar la interacción entre este tipo de fibras y las células B afectadas por leucemia linfocítica crónica. Sin embargo, hallaron algo sorprendente: estos linfocitos B cancerosos también generaban redes de ADN.

Si bien en el caso de las TEN el material genético pertenece al núcleo de la célula, las redes recién descubiertas constan de ADN mitocondrial (así lo descubrieron los científicos tras secuenciar las hebras secretadas por los linfocitos). Las mitocondrias son las estructuras celulares responsables de obtener la energía necesaria para el funcionamiento de la célula y cuentan con su propio ADN. El estudio, publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, también señala otras diferencias entre las TEN y las redes de los linfocitos: estas últimas son flexibles, frágiles y no contienen proteínas antibacterianas. Además, en contraste con los neutrófilos, las células secretoras no mueren.

Pero las redes de ADN mitocondrial no son solo una peculiaridad de los linfocitos leucémicos. Los científicos han demostrado que, ante la presencia de virus u otros microorganismos patógenos, las células B de pacientes sanos, además de los linfocitos T, las células asesinas NK, los monocitos o incluso los mismos neutrófilos, también son capaces de liberarlas.

Los investigadores creen haber descubierto un nuevo mecanismo de defensa celular. Si bien es cierto que las redes no pueden eliminar los patógenos por sí mismas, los resultados sugieren que estas operan como una señal. Esto es, ante un peligro, los linfocitos liberarían el ADN mitocondrial a modo de aviso. Así, el material genético favorecería la activación de los glóbulos blancos a fin de combatir las infecciones víricas y bacterianas mediante la producción de unas proteínas conocidas como interferones de tipo 1.

El modo en que los glóbulos blancos secretan las redes de ADN mitocondrial aún se desconoce. Futuros experimentos serán necesarios para responder esta pregunta, así como para comprender mejor la relación entre el sistema inmunitario y las mitocondrias.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Lymphocytes eject interferogenic mitocondrial DNA webs in response to CpG and non-CpG oligodeoxynucleotides of class C», de B. Ingelsson et al., en Proceedings of the National Academy of Sciences, publicación avanzada en internet el 2 de enero de 2018.