Inicio Intelectualidad Relacionan el consumo de ultraprocesados con un mayor riesgo de cáncer colorrectal...

Relacionan el consumo de ultraprocesados con un mayor riesgo de cáncer colorrectal en los hombres

Los alimentos y las bebidas ultraprocesados, elaborados a partir de sustancias extraídas o derivadas de alimentos, están en el punto de mira de los profesionales de la salud pública. Se trata de productos con un valor nutricional bajo o nulo, como los refrescos, los helados, las galletas, la bollería, las barritas de cereales, los fiambres, las bebidas energéticas, las hamburguesas, las salsas y las golosinas. En los últimos cinco años, se han multiplicado los estudios que vinculan el consumo de estos productos con diversos daños para la salud: aumento del riesgo de sufrir sobrepeso, obesidad, enfermedades cardiovasculares, muerte prematura y diabetes, entre otras dolencias. 

A pesar de ello, la ingesta de estos productos ha ido en claro ascenso en múltiples países desarrollados, incluida España. Entre las diferentes causas de esta tendencia, destacan su sabor apetecible, la presencia cada vez mayor de ultraprocesados en los establecimientos y el poco esfuerzo y tiempo que exigen para consumirlos.

Ahora, un reciente estudio, publicado en la revista The British Medical Journal, aporta más información sobre cómo influye el consumo de ultraprocesados en el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Tras el de pulmón, el cáncer colorrectal es el que más muertes provoca en el mundo. En la actualidad, unas 16.000 personas fallecen al año por esta neoplasia en España, lo que la convierte en la quinta causa de muerte en nuestro país.

La investigación, liderada por científicos de las universidades Harvard y Tuffs, consiste en tres grandes estudios de seguimiento a largo plazo, con casi 300.000 participantes iniciales de Estados Unidos: una investigación con 46.341 hombres de entre 40 y 75 años, otra con 159.907 mujeres de entre 30 y 55 años y otra con 92.482 mujeres de entre 25 y 42 años. Además de pertenecer al ámbito sanitario, todos ellos tenían en común que no habían recibido un diagnóstico de cáncer al comienzo de la investigación y aportaban un registro de su dieta. A cada participante se le entregaba un cuestionario cada cuatro años en el que se preguntaba sobre la frecuencia de consumo de unos 130 tipos de alimentos. A partir de estos datos, se clasificaban a los participantes en cinco grupos según el porcentaje de energía calórica que procedía del consumo de ultraprocesados.

Después de entre 24 y 28 años de seguimiento, se detectó un total de 3216 casos de cáncer colorrectal: 1294 en hombres y 1922 en mujeres. Al analizar su consumo de productos ultraprocesados, se observó que los hombres que más los ingerían tenían un 29 por ciento más de riesgo de sufrir dicho cáncer que los que consumían menos. Esta asociación solo se daba para un tipo particular de tumor: el cáncer de colon distal.

Este aumento del riesgo por el consumo de ultraprocesados se mantenía de forma significativa aun considerando varios factores que podrían interferir con esta asociación: el índice de masa corporal, los antecedentes de cáncer en la familia, las horas de actividad física a la semana, el consumo de tabaco o la calidad nutricional general de la dieta, entre otras variables. Los alimentos ultraprocesados que más se asociaban con un mayor el riesgo de cáncer entre los hombres eran los de comida rápida a base de carne roja, carne de ave o marisco (tales como salchichas, beicon y jamón) y los zumos y refrescos azucarados.

Un hallazgo llamativo del estudio fue que, a diferencia de los hombres, entre las mujeres no se detectó un mayor riesgo de cáncer colorrectal por el consumo general de ultraprocesados. Sí que era superior por la ingesta de ciertos alimentos, como los platos listos para comer o para calentar, entre los cuales se encuentran la pizza, diferentes tipos de sopa y patatas fritas. En cambio, el consumo de yogurt y de postres lácteos se asociaba a un menor riesgo del citado cáncer en ellas.

¿A qué se debe tal diferencia entre hombres y mujeres? Los autores plantean la hipótesis de que el conjunto de productos ultraprocesados que consumen las mujeres podría ser diferente del de los hombres, o tal vez existe otro factor que no se ha considerado en el estudio. Harán falta más datos a largo plazo para confirmar si, efectivamente, existen tales diferencias entre sexos. 

En cualquier caso, aunque esta y otras investigaciones epidemiológicas ha encontrado una asociación importante entre el consumo elevado de ultraprocesados y un aumento de riesgo de cáncer colorrectal, no es posible afirmar con seguridad que estos productos sean los responsables directos de esta neoplasia. Este tipo de estudios no sirven para identificar causas y efectos y otros factores podrían estar involucrados en este fenómeno. Por otro lado, los hallazgos de la presente investigación podrían no ser extrapolables a la población general, ya que todos los participantes pertenecían al ámbito sanitario y es posible que llevasen un estilo de vida más saludable.

Esther Samper

Referencia: «Association of ultra-processed food consumption with colorectal cancer risk among men and women: results from three prospective US cohort studies»; Lu Wang et al. en The British Medical Journal, vol. 378:e068921, 31 de agosto de 2022.

Publicidad