Roberto Saviano vuelve a la camorra con ‘La banda de los niños’: “En España no se habla de mafia porque no hay muertes”

Publicado 11/09/2017 19:12:29CET

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) –

El periodista Roberto Saviano retorna a contar historias de la camorra napolitana con ‘La banda de los niños’ (Anagrama), una novela en torno a un grupo de jóvenes sobre el que sobrevuela el lema de ‘vive deprisa y muere deprisa’ y con el que el autor aborda un problema que asola a esta zona de Italia.

“¿Que por qué no se habla tanto de esto en otros países? Pues porque se ignora la periferia, como ocurre en España. Aquí nadie cuenta quién manda, quién gestiona el hachís o la coca, quién extorsiona…la periferia española es la menos contada en Europa. Y eso se debe a que no hay muertes, que es el primer elemento para una noticia”, ha señalado en una entrevista con Europa Press el periodista.

‘La banda de los niños’ es la historia de Nicolás Fiorillo (alias ‘Marajá’) y el ascenso con su banda adolescente en una Nápoles ‘sin Rey’, tras varias detenciones policiales. Inspirada en hechos reales (en el caso de los fiscales antimafia Henry Woodstock y Francesco de Falco que llevaron a decenas de personas a la cárcel), Saviano opta en esta ocasión por mezclar ficción con realidad para “describir pensamientos y emociones”.

“Es una metodología diferente para ver la realidad a través de la introspección, pero el resultado viene a ser el mismo: no hay riesgo de idealizar a los personajes o describirlos de un modo romántico porque he mantenido mi disciplina a la hora de contar”, ha argumentado.

En el título original, el periodista habla de la ‘paranza’ de los niños, un término que puede servir para designar a estos grupos organizados pero también una manera de pesca. La metáfora está clara: los peces inocentes son atrapados en redes como les ocurre a estos niños, aunque Saviano no tiene claro que eso sea lo realmente importante.

“La inocencia no es de tipo penal y estos chicos van a la cárcel por otra cosa, que es la de matar de manera cruenta. Sin embargo, la pregunta que debería hacerse es si es posible que un país no se sienta culpable cuando está viendo que un niño de diez años está disparando a otra persona”, ha criticado.

El honor mal entendido y la “ferocidad” de un mundo en el que “solo gana el más cruel” dan como resultado una juventud donde pasar de los 30 años ya está visto como “algo extraño”. “Ellos casi tienen asumido que morirán a los 25 años, por eso está esa frase todo el rato de que ‘si mueres con 90 eres centenario y si mueres con 20, legendario'”, ha recordado.

CAMORRISTAS Y TERRORISTAS ISLÁMICOS

“Por eso son tan parecidos a los terroristas islámicos, porque la historia es la misma. Se dice que detrás de esos atentados hay una cuestión islámica, se da una posibilidad de muerte religiosa, pero el destino para esos jóvenes es el mismo: o la cárcel o la muerte”, ha señalado Saviano, quien también recuerda que los jóvenes de la camorra se dejan barbas largas o escriben frases como ‘Allahu akbar’ (Alá es el más grande).

“Esto es muy curioso, porque son todos católicos: para los niños de la camorra, es algo de admirar que los terroristas maten también a mujeres o niños porque entienden que no tienen miedo a nada. Se piensa que terrorismo y camorra son muy diferentes, pero en el fondo están conectados”, ha aseverado.

El fútbol y los partidos del Nápoles en San Paolo también ocupa algunas páginas de ‘La banda de los niños’, algo que el periodista italiano ve muy relacionado con la violencia. “En Italia el fútbol siempre ha estado lleno de controles mafiosos, incluso en la venta de camisetas o en los aparcamientos. Tiene muchos puntos de contacto con el mundo criminal y los camorristas lo adoran”, ha destacado.

LA VIDA “DRAMÁTICA” DE SAVIANO

Preguntado sobre la posibilidad de revertir la situación y evitar que los jóvenes escojan el camino de las armas, lo ve “muy complicado”. “Haría falta una importante inversión económica, el problema es que esos jóvenes no tienen ninguna esperanza ni tan siquiera de encontrar un empleo digno. Además, siempre se trata de los jóvenes con más talento: no olvidemos que son niños de 15 años gestionando la mercancía más difícil del mundo: la droga”, ha añadido.

Pero si el estado de Italia a día de hoy le parece “dramático”, el suyo como periodista “aún más”, comenta con un humor Saviano, quien se mueve a todos los sitios con guardaespaldas tras las amenazas de muerte recibidas hace diez años con la publicación de ‘Gomorra’.

“Mi metodología de trabajo ha cambiado completamente y ya no puedo ir por la calle, pero al ser famoso recibo muchas veces todo el material directamente. Y no creo que las cosas cambien, porque en los últimos años me he seguido haciendo odiar un poco, con acciones como las de este verano defendiendo a las ONG en el Mediterráneo”, ha concluido.

Loading...