Se crean células madre sanguíneas en el laboratorio

Células madre hematopoyéticas (verde) obtenidas mediante la reprogramación de células de ratón adultas. [Raphael Lis / Centro de Citometría de Flujo y Microscopía / Fundación Starr, Laboratorio Tri-institucional para la Derivación de Células Madre]

Después de 20 años de duros intentos, los científicos han conseguido transformar células adultas en células precursoras de las sanguíneas, capaces de regenerar por sí mismas los distintos componentes celulares de la sangre. El logro, alcanzado por dos equipos científicos, ofrece esperanza a las personas con leucemia u otras enfermedades de la sangre que necesitan trasplantes de médula ósea y no hallan un donante compatible. Si los resultados se trasladan a la práctica clínica, los pacientes podrían recibir células madre cultivadas en el laboratorio generadas a partir de sus propias células sanas.

Uno de los equipos, dirigido por George Daley, del Hospital Infantil de Boston en Massachusetts, ha creado células humanas que funcionan como células madre sanguíneas, aunque no son idénticas a las halladas en la naturaleza. Un segundo equipo, dirigido por Shahin Rafii, del Colegio Médico Weill Cornell, en la ciudad de Nueva York, convirtió células maduras de ratones en células madre sanguíneas. Durante años se habían desarrollado distintas partes de ese procedimiento, pero nunca se había conseguido completarlo.

El grupo de Daley escogió como material de partida células cutáneas y de otros tejidos procedentes de humanos adultos. Mediante un método estándar, reprogramaron esas células en células madre pluripotenciales inducidas (CMPI), que tienen la capacidad de generar muchos otros tipos de células. Sin embargo, hasta el presente no se había logrado transformar CMPI en células madre sanguíneas.

La novedad desarrollada por Daley y sus colaboradores consistió en insertar siete factores de transcripción (genes que controlan a otros genes) en los genomas de CMPI. Luego inyectaron esas células humanas modificadas en ratones en desarrollo. Doce semanas después, las CMPI se habían transformado en células progenitoras, capaces de formar la variedad de células que se hallan en la sangre humana, incluidas las inmunitarias. Las células progenitoras se hallan extraordinariamente cerca de las células madre de la sangre, o hematopoyéticas, comenta Daley.

Por el contrario, el equipo de Rafii generó células madre sanguíneas sin necesidad de realizar el paso intermedio de crear CMPI. Primero extrajeron células del revestimiento de vasos sanguíneos de ratones adultos. A continuación insertaron factores de transcripción en el genoma de esas células y las mantuvieron en placas de Petri diseñadas para imitar el ambiente interno de los vasos sanguíneos humanos. Allí, las células se transformaron en células madre de la sangre y se multiplicaron.

Cuando los investigadores inyectaron esas células madre en ratones que habían sido irradiados para eliminar la mayoría de sus células sanguíneas e inmunitarias, los animales se recuperaron por completo: las células madre habían regenerado la sangre, incluidas las células inmunitarias, y los ratones sobrevivieron más de 1,5 años en el laboratorio.

El tiempo determinará cuál de los dos enfoques tendrá más éxito. Pero estos últimos avances han levantado el ánimo de los investigadores que habían visto frustrados sus intentos de generar células madre de la sangre a partir de CMPI.

Más información en Nature (1) y (2)

Fuente: Amy Maxmen / Nature News

Loading...