Inicio Intelectualidad Tener fuertes vínculos sociales favorece las conductas saludables

Tener fuertes vínculos sociales favorece las conductas saludables

En momentos de agitación, como cuando ocurren catástrofes, crisis sociales o pandemias, nuestros vínculos sociales pueden ser clave para recibir el apoyo que necesitamos y obtener la certeza y la determinación necesarias para hallar soluciones eficaces. En este sentido, la pandemia de COVID-19 aumentó de forma considerable la preocupación por la salud física y mental, pero también ofreció a muchas personas oportunidades para forjar conexiones comunitarias y estrechar lazos con la familia y los amigos. La pregunta es: ¿hasta qué punto estos vínculos nos ayudan a sobrellevar situaciones de crisis y mejoran nuestra salud?

En un estudio, realizado por investigadores de varias universidades británicas y publicado en la revista Science Advances, se ha tratado de comprender el papel que juegan los lazos sociales en la orientación de los comportamientos de salud y el bienestar psicológico de las personas. Para ello, se emplearon datos autodeclarados de más de 13.000 personas de 122 países, recopilados durante la primera oleada de la pandemia de COVID-19. Las encuestas evaluaron el grado de vinculación de los participantes con círculos sociales cercanos, como la familia y los amigos, así como con grupos más amplios, como su país, el gobierno y la humanidad, en general. También se midieron los comportamientos de salud relacionados con la pandemia, así como la salud mental y el bienestar de las personas.

Los resultados de la investigación revelaron que solo la vinculación con la familia, y no con otros grupos, se asociaba con la adopción positiva de comportamientos que pueden mejorar la salud, como lavarse las manos, llevar una mascarilla o llevar a cabo un distanciamiento social. Los investigadores hallaron que el 46% de las personas que tenían fuertes vínculos familiares se lavaban las manos al menos «mucho», en comparación con el 32 por ciento que no tenían esos vínculos familiares sólidos. Además, el 54 por ciento de las personas sin vínculos familiares declararon que nunca se ponían mascarilla.

En el estudio también se descubrió que tener fuertes vínculos sociales, tanto con grupos cercanos como con grupos más amplios, se asociaba con una mejor salud mental y un mayor bienestar psicológico. Y más aún, cuanto mayor era el número de grupos con los que los sujetos mantenían fuertes vínculos, mayor era su implicación en comportamientos saludables y mayor su bienestar psicológico, ya que presentaban menos sintomatología ansiosa y depresiva.

Las conclusiones de la investigación sugieren que es recomendable utilizar mensajes de salud pública que enfaticen la implicación de las personas en redes sociales más pequeñas y cercanas (familiares y amigos), y en los grupos múltiples, sobre todo durante eventos críticos como una pandemia o una catástrofe medioambiental. Asimismo, los autores del estudio hacen hincapié en la importancia de apoyar a las personas que no cuentan con vínculos sociales fuertes y de utilizar la prescripción social para promover comportamientos saludables entre individuos y comunidades, como ya se hizo durante la pandemia de COVID-19.

Unai Aso Poza

Referencia: «Social bonds are related to health behaviors and positive well-being globally». B. Tunçgenç et al. en Science Advances, vol. 9, nº 2, 2023.

Publicidad