Un púlsar a 707 revoluciones por segundo

  • Noticias

  • 10/09/2017

Astrofísica

Al devorar a su ya diezmada vecina, una estrella de neutrones adquiere una enorme velocidad de rotación, la mayor conocida en la galaxia fuera de los cúmulos globulares de estrellas.

The Astrophysical Journal Letters

Los púlsares giran muy deprisa y emiten radiación en haces alineados con el eje de su campo magnético. Se acaba de descubrir uno de los más rápidos observando sus emisiones de radio a una frecuencia inusualmente baja. El espectro de esa emisión se anula enseguida para más megahercios: podría ser una característica de los púlsares más rápidos [NASA].

También te puede interesar

Estrellas y galaxias
Estrellas y galaxias
Ene/Mar 2007 Nº 47

Colisiones estelares, cúmulos estelares jóvenes, nebulosas planetarias, erupciones de rayos gamma, supernovas, enanas marrones, magnetoestrellas, agujeros negros, evolución de la Vía Láctea, choques entre galaxias… Descubre las claves de estos y muchos otros fenómenos del cosmos en este monográfico.


Más información

La red de radiotelescopios LOFAR ha descubierto una estrella consumida que describe 707 inimaginables giros por segundo alrededor de su propio eje. Es una estrella de neutrones, una esfera de solo unas decenas de kilómetros de diámetro, intensamente magnetizada, algo más pesada que el Sol. Este tipo de objeto tan compacto se crea al estallar una estrella de masa elevada. El gas que la formaba se disgrega violentamente, pero su núcleo, al contraerse, en cambio, tan radicalmente, adquiere una gran velocidad de rotación.

Una estrella de neutrones no emite luz de la manera en que lo hace una estrella ordinaria. El campo magnético rotativo de su superficie sí puede, en cambio, hacer que el astro emita hacia el espacio un angosto haz de ondas electromagnéticas (ondas de radio, por ejemplo, como en el caso de la recién descubierta), cuya dirección se va moviendo como la punta de una peonza que se bambolea. Si el haz pasa sobre la Tierra, los radiotelescopios captarán la estrella de neutrones como si fuera una fuente, en esas longitudes de onda, de luz pulsante, de ahí que al fenómeno así percibido se le dé el nombre de púlsar.

En los últimos decenios se han descubierto a buen ritmo objetos de esta singular naturaleza. El púlsar detectado ahora por un equipo dirigido por Cees Bassa, del Instituto de Radioastronomía holandés (ASTRON), que ha recibido el nombre de PSR J0952-0607 y se halla a una distancia de entre 3200 y 5700 años luz de la Tierra, destaca, sin embargo, por su rapidez, tal y como explican los investigadores en The Astrophysical Journal Letters. Está absorbiendo desde hace mucho el gas de una estrella cercana a la que ya le queda muy poca masa, lo que le ha prestado aún más velocidad de rotación. A los púlsares que, como este, giran sobre su eje en milesegundos y devoran a su compañera, los expertos los llaman viudas negras.

PSR J0952-0607 es en realidad solo el segundo púlsar más rápido conocido en nuestra galaxia; sí es el más rápido en el llamado campo galáctico, es decir, fuera de los cúmulos globulares de estrellas, viejos y especialmente densos, que rodean al disco de la galaxia. El púlsar que gira aún más deprisa es la estrella de neutrones PSR J1748-2446ad, que lo hace 716 veces por segundo. Las fórmulas con las que se describen las estrellas de neutrones permiten rotaciones aún más rápidas. Hasta 1200 revoluciones por segundo serían posibles. Se desconoce la razón por la que los astrónomos no han observado todavía objetos así de veloces.

Robert Gast/Spektrum der Wissenschaften

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «LOFAR discovery of the Fastest-spinninig Millisecond Pulsar in the Galactic Field», C. G. Bassa et al. en The Astrophysical Journal Letters, volumen 846, número 2, publicado el 5 de septiembre de 2017; puede leerse en arXiv:1709.01453 [astro-ph.HE]

 

Loading...