Inicio Internacional Actuar o contemplar

Actuar o contemplar

Estamos inmersos en vorágines imparables. Cambios tumultuosos asaltan nuestros paradigmas, y nada los detiene. Habiendo perdido el sentido de permanencia, todo en nosotros busca un asidero y no lo encontramos. No existe. Cuando más necesitamos suelo estable, nada es firme. Tenemos un universo líquido bajo los pies, en medio de la corriente.

Siempre ha sido así. Heráclito lo decía: nadie se baña dos veces en el mismo río. Pero antes, la poca velocidad de las transformaciones las hacía asimilables. Varias generaciones tenían tiempo para adecuarse a los cambios. Aun así, guerras espantosas pudieron ser previstas y no fueron evitadas. Más peligrosa aún se volvió la convivencia con el paso acelerado de la historia. Ciencia y tecnología se combinaron con la fuerza impetuosa de la insatisfacción con el statu quo, acelerante perpetuo de las transformaciones históricas.

Guy Debord y Zygmunt Bauman imaginaron dos grandes escenarios de la realidad. Debord nos sumerge en una sociedad donde todo es espectáculo. En ella somos contempladores pasivos de los dramas que se proyectan en nuestras conciencias: paz y guerra, planeta que fenece, democracia que desfallece, hambre que asola hasta el vecindario, políticos que tropiezan, corrupción impune que campea en tribunales. Todo está ahí, en un “mundo ancho y ajeno”, como inevitable y fuera de nuestro alcance.

Todo es entretenimiento. A nuestra curiosidad se presentan por igual el gran acontecimiento o las intimidades de Depp y Heard y la separación de Shakira y Piqué. Bauman precisa ese tablado de pasividad expectante dentro de un caos acuoso de escenarios inasibles. Nuestras vidas no encuentran espacios como protagonistas activos de lo posible, en una realidad inestable, líquida, irremediable y en constante cambio.

¿Cómo escapar de nuestra vida contemplativa? ¿Cómo navegar contra la corriente desarropados de esquemas ideológicos, dogmas políticos, patrones culturales, retóricas rimbombantes y nostalgias imposibles? Buscamos la ilusión de un sentido perdido de orientación, sin resignarnos a esa inevitable incertidumbre. Por eso, hacemos proyecciones imaginarias de nuestra necesidad de certezas. Ser o no ser, es decir, actuar o contemplar es la disyuntiva humana, que es tanto más difícil porque no hay camino, se hace camino al andar.

[email protected]

Velia Govaere, exviceministra de Economía, es catedrática de la UNED y especialista en Comercio Internacional con amplia experiencia en Centroamérica y el Caribe. Ha escrito tres libros sobre derecho comercial internacional y tratados de libre comercio. El más reciente se titula “Hegemonía de un modelo contradictorio en Costa Rica: procesos e impactos discordantes de los TLC”.

Publicidad