Alfonso Dastis: “La UE vive y está fuerte”

Lo peor ha pasado. Esta ha sido la síntesis del diagnóstico conjunto del ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, el ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, el ministro de Exteriores portugués, Augusto Santos Silva, el ex presidente del consejo de ministros italiano Enrico Letta y el ex presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso Josep Antonio Duran i Lleida, durante el acto de presentación del número monográfico de Vanguardia Dossier, Unión Europea Refundación o desintegración, celebrado este lunes en la sede del Instituto Cervantes, bajo los auspicios de su presidente, Juan Manuel Bonet y acompañados por Ana Godó, consejera editorial del Grupo Godó, y Álex Rodríguez, director de Vanguardia Dossier.

El ministro Dastis ha acudido a la famosa greguería de Mark Twain en la que aseguraba que las noticias sobre su muerte eran muy exageradas. “He venido diciendo estos últimos meses que confiaba en que el ciclo electoral nos iba a dar buenas noticias y que iba a invertir algo que vivimos en la primera década de este siglo, que primero Francia y Países Bajos le dieron un golpe mortal al tratado constitucional. Y que ambos, ahora iban a darle aliento”. Dastis ha aludido a cómo se han ido diluyendo los riesgos de que opciones xenófobas triunfaran en Austria, Holanda y Francia y al impulso que supone para el proyecto europeísta el triunfo de Emanuel Macron.

En sentido similar se ha expresado Méndez de Vigo, quien, como Santos Silva, ve en el Brexit y la política de Donald Trump acicates para un nuevo europeísmo. Lo mismo que Enrico Letta considera la victoria de Macron como un impulso a la integración europea, que en alguna medida resuelve la dicotomía expresada en el subtítulo de Vanguardia Dossier. “Hay que construir el relato”, añadió el ministro portavoz.

Todos han coincidido en la centralidad de los debates sobre Seguridad y Defensa, y en la necesidad de que la Unión Económica y Monetaria ponga su énfasis en lo económico tras años de poner el foco en la salud monetaria. Y en la necesidad de recuperar los objetivos que animaron el proceso de integración: la paz, la libertad y la prosperidad de sus gentes, como forma de comprometer a la ciudadanía con el proyecto europeo, en palabras de Santos Silva.

El acto ha contado con la presencia de Javier Godó, presidente del Grupo Godó y editor de La Vanguardia, así como de numerosas personalidades de la política, la economía y la cultura, como Carlos Espinosa de los Monteros, alto comisionado de Marca España, Enrique Barón, ex ministro de Asuntos Exteriores y presidente del Parlamento Europeo, Eduardo Serra, ex ministro de Defensa, Alberto Aza, consejero del Consejo de Estado, juan Costa, ex ministro de Industria, Ciencia y Tecnología, Carlos Zurita, Duque de Soria, Joan Pau Tornos, consejero del Grupo Godó, así como una nutrida representación de embajadores, diputados y senadores.

En el número del dossier se aborda la incertidumbre respecto al proyecto europeo desde todas las perspectivas. Así, el politólogo Mark Leonard aborda lo inmediato tras la salida del Reino Unido, poniendo el acento en la defensa de los Estados, frente a la tentación de acrecentar el propio papel rector del directorio bruselense, mientras el sociólogo y politólogo de la Universidad de Oxford, Jan Zielonka, aborda los riesgos de la desintegración derivados de la crisis de sus dos principales atributos: su capacidad de generar paz y prosperidad. Otros autores ponen bajo el microscopio los problemas de la libre circulación, el régimen de Schengen y la doble consecuencia de su naturaleza como factor de crecimiento y también de movimiento migratorio, como el caso del que fuera ministro de Asuntos Exteriores húngaro (2009-2010), Péter Balazs.

El especialista en sistemas electorales Chris Terry propone abrir el melón de la crisis de representatividad del actual modelo comunitario, en el sentido en que la UE ha sido un proyecto vertical, dirigido por las élites, un déficit que ha afectado a la calidad democrática y emocional del proceso de integración. Por su parte, Heather Grabbe y Stefan Lehne ponen el acento en los dos ejes de tensión que provocan una tensión centrífuga en Europa: de una parte, el eje norte-sur, roto por las tensiones derivadas de la disciplina fiscal y el rigorismo presupuestario. Por otro lado, la tensión este-oeste respecto a la migración interna y externa de la UE.

El Brexit obliga a la UE a abrir otros debates, como el que afecta a la seguridad y defensa, sobre el que escribe en este Dossier Giovanni Faleg, investigador del Centre for European Policy Studies. Y otro debate al que obliga la dificultosa remontada de la gran crisis es la situación de la moneda única. Carlo Bastasin, economista y periodista italiano, escribe sobre los pilares de entendimiento, paz y progreso que inspiraron la creación del euro. Jakub J. Grygiel, profesor de la Universidad Johns Hopkins, da por perdida la capacidad de la UE para convertirse en gran actor geopolítico en el marco mundial y aboga por un regreso sosegado al estado-nación como alternativa posible y no exenta de riesgos.

El populismo es otro de los fenómenos pujantes en la UE y el profesor chileno Cristóbal Rovira Kaltwasser escribe sobre la dialéctica que tensiona los movimientos populistas, sean inclusivos o excluyentes, es decir, sobre la posibilidad de que refunden o destruyan la democracia. Ulrich Krotz, del instituto de Estudios Europeos, y el catedrático de derecho comparado Joachim Schild abordan el estado de salud del eje franco-alemán, como factor clave de la construcción europea, de forma singular, tras el Brexit. El periodista Piotr Buras, por su parte, nos acerca uno de los fenómenos internos de cariz antieuropeo de mayor pujanza en el Este de la Unión, el grupo de Visegrado (formado por Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia), y finalmente, Daniel Keohane, investigador principal en el Centro de Estudios de Seguridad de Zurich enfrenta el problema de las relaciones transatlánticas en la era Trump.

Loading...