Arresto domiciliario para el jefe de la campaña de Trump por ‘conspiración’

Paul Manafort y su socio, Rick Gates, no podrán salir de sus casas. Donald Trump asegura que no hay ‘ninguna conspiración’ con Rusia.

Noticias (3)

Vídeos (1)

Paul Manafort, el exjefe de la campaña de Donald Trump, y su exsocio Rick Gates, han sido recluidos en régimen de arresto domicilario por una jueza de Estados Unidos. Ambos son acusados de “conspiración contra Estados Unidos”, entre otros cargos, en la investigación de la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones de 2016. Los dos colaboradores se han entregado al FBI, y se han declarado no culpables de los doce cargos.

Los acusados solo podrán salir de su vivienda para comparecer ante la corte, reunirse con su abogado y acudir a citas médicas o a actividades religiosas, bajo una fianza de 10 millones de dólares para Manafort, que tendrá que abonar si infringe las condiciones, y de 5 millones para Gates.

El fiscal especial Robert Mueller dirige la investigación, que estudia los posibles contactos entre Moscú y el equipo de Trump, y que para la justicia estadounidense supondrían “conspiración contra Estados Unidos” y “conspiración para lavar dinero”, además de “declaraciones falsas y engañosas” y no presentar información financiera y de cuentas bancarias en el extranjero.

El FBI ya hizo una redada en casa de Manafort en julio. Según los investigadores, antes de dirigir la campaña del republicano, Manafort trabajó para un multimillonario con el fin de beneficiar al Gobierno ruso e hizo negocios irregulares con prorrusos en Ucrania.

El presidente de EEUU ha rechazado que haya “ninguna conspiración” con Rusia, recuerda que los cargos contra su jefe de campaña son “de años atrás, antes de que Paul Manafort fuese parte de la campaña de Trump”, y vuelve a pedir que se investigue a los demócratas.

Loading...