Caetano Veloso y artistas brasileños lideran una protesta contra Temer

Una multitud se reunió en la playa de Copacabana pidiendo la renuncia del presidente

Los astros de la música brasileña, Caetano Veloso y Milton Nascimento, encabezaron una protesta, cantaron y pidieron la renuncia del presidente de Brasil, Michel Temer y la convocación de nuevas elecciones, durante una protesta que reunió más de cien mil personas en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro.

Caetano, uno de los artistas más respetados de Brasil, cantó su repertorio más político, como la canción «Podres Poderes» (poderes podridos) que llevó a la multitud de manifestantes a la euforia. Veloso y Nascimento fueron el clímax en un evento que reunió a algunos de los cantantes y músicos más conocidos del momento, e inclusive una famosa y tradicional banda de carnaval de Río.

Apoyado por artistas de televisión, estrellas de la cadena Globo, e inclusive de fama internacional, como el actor Wagner Moura, Veloso animó el coro que pedía «Directas Ya», el mismo lema entonado en los años 80 contra la dictadura, que ahora puede ser la alternativa para una de Temer, el presidente más impopular de la historia de Brasil. El presidente se sujeta por un hilo tras ser pillado en una grabación que lo envuelve en la obstrucción de las investigaciones contra la corrupción.

«Basta soplar que Temer se cae», gritaban los manifestantes, además del tradicional «Fuera Temer», que se escucha por las calles y se lee en pintadas por todo Brasil. Los manifestantes también protestan contra las reformas de austeridad propuestas por Temer, que incluyen nuevas reglas en el sistema de pensiones y en la ley laboral como salidas a la recesión económica.

Ajeno a las protestas, Temer, de 76 años, resiste, niega las acusaciones y repite que no renunciará desde que estalló el escándalo hace casi dos semanas. El domingo, en una nueva entrevista, Temer, que heredó el cargo hace un año tras la destitución de su exaliada Dilma Rousseff, dijo que sólo entregará el mando en 2019 y después de aprobar esas reformas.

Si por un lado Temer ha ido ganando tiempo con esa posición, su permanencia sigue en tela de juicio entre la oposición e incluso entre sus propios aliados. Los brasileños prometen más protestas, entre ellas, la de São Paulo, fechada para el próximo domingo. Las de Brasilia, la semana pasada, fueron violentas, reprimidas por el Ejército y terminaron con cincuenta heridos, desgastando a Temer. En el Congreso, que está más lento que lo normal, parlamentarios aguardan una decisión de la corte electoral, que el 6 de junio puede imputar la fórmula presidencial que lo eligió como vicepresidente de Rousseff.

Loading...