Inicio Internacional Cence acusa al ICE de comprometer despacho eléctrico nacional por cambios sin...

Cence acusa al ICE de comprometer despacho eléctrico nacional por cambios sin sustento legal

El ICE, con sede en Sabana Norte, tiene en su estructura al Cense, situación que se le ha cuestionado, pero para sacarlo, se requeriría cambiar la ley.

Funcionarios del Centro Nacional de Control de Energía (Cence) acusan al Consejo Directivo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) de comprometer el despacho eléctrico del país por modificaciones en sus tareas, presuntamente sin sustento legal. La situación, según los quejosos, afecta la atención del Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Los 124 técnicos y profesionales a cargo de suministrar la electricidad nacional, expresaron por escrito su inquietud y rechazo a un comunicado de prensa que el ICE emitió el pasado 20 de enero, cuando anunció que cambiará el nombre al Cense por “División Operación y Control del Sistema Eléctrico (Docsa) a partir de este miércoles 25 de enero.

Según un oficio del personal que circuló el lunes, con copia al gerente de Electricidad del ICE, Roberto Quirós Balma, ese y otros cambios se dieron a conocer sin que les informaran. Hasta el momento, alegaron, desconocen su alcance, sustento técnico, legal y económico.

En el documento, el personal recuerda que las funciones del Centro como operador del SEN y del mercado se sustentan “en normativa nacional vigente y los cambios anunciados podrían arriesgar el cumplimiento de esta normativa y crear una distorsión en las funciones”.

ICE cesa a encargado de planificación y despacho de electricidad en Costa Rica

El predespacho de electricidad, agrega el texto, es una función “indispensable para la operación del Sistema Eléctrico Nacional y se desconoce el sustento técnico que fundamenta la decisión de realizar cambios en esta función y el alcance”.

De acuerdo con el comunicado del Instituto, la División Operación y Control del Sistema Eléctrico (Docsa) se dedicaría de forma exclusiva a la operación y el control del sistema eléctrico de la institución, es decir, solo del ICE, ya no de otros generadores privados o públicos.

Asimismo, la Cocsa se encargará de los acuerdos dados en el Mercado Eléctrico Regional (MER), donde el Instituto es el único agente nacional autorizado para comprar y vender energía.

Entretanto, la interacción comercial en el mercado eléctrico nacional serán responsabilidad de su División Generación, ya no del Cence.

Hasta este momento, el Cence es la entidad nacional a cargo de toda la operación del Sistema Eléctrico Nacional. Su papel consiste en planificar el suministro de electricidad de cada día, según sea la demanda, así como atender cualquier incidente, como averías, además de sumar fuentes de electricidad al Sistema entre todas las plantas públicas y privadas conectadas a la red de suministro.

Contradicciones

Para el personal del Centro, esto es indebido al recordar que la compra y venta de energía en el MER está estrechamente ligada con el predespacho nacional de energía que dicha área realiza, pues así se establecen los requerimientos eléctricos del país día a día y, en ese proceso es que se determina cuánta energía queda disponible para transar en el mercado regional.

“Es una función de optimización del SEN. En el modelo del mercado actual no es posible eliminar la interrelación entre el predespacho y la comercialización”, advierte el oficio.

ICE perdería poder para autorizar nuevas plantas de generación y control del despacho eléctrico

El texto agrega que aunque la Administración Superior del ICE ha manifestado que el Cence continuará ligado al Sector Eléctrico, al no haber una apertura de mercado eléctrico nacional, consideran “contradictorio” un traslado de la comercialización de energía a otra dependencia del ICE por riesgos de continuidad del negocio.

El personal afirma que no comprende la razón detrás de los cambios anunciados.

“La falta de comunicación oportuna de la Administración Superior a los trabajadores del Cence genera incertidumbre y angustia sobre la estabilidad laboral”, sostiene por su parte el documento del personal del Cence que, en otro punto denuncia, que “se implementan cambios sin conocer el modelo de mercado al que se quiere responder”.

Para los trabajadores del Centro, estos cambios anunciados por el ICE son una reacción al proyecto Ley de Armonización del Sistema Eléctrico Nacional (expediente 23.414), que se discute en el Congreso.

“Lo cual nos parece un accionar precipitado y que no protege los intereses del ICE y que da un apoyo tácito a la aprobación del proyecto”, aseveraron.

Sobre ese plan de ley, el 22 de diciembre anterior, un informe del Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa identificó que el artículo 2 del proyecto plantea una modificación tácita a artículos de la Ley de Creación del ICE (Ley N° 449) y también de la Ley de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Ley N° 76593), ambas instituciones autónomas.

“Debe aplicarse legalidad y respeto a la autonomía del ICE y otras instituciones que forman parte del Sector Eléctrico a efectos de evitar vicios de constitucionalidad y legalidad”, indica ese informe.

Igualmente, el Servicios Técnicos señala que no resulta viable resolver de esa manera, la eventual existencia de antinomias normativas, al señalar que se estaría incurriendo en una derogación tácita de otras leyes. Las antinomias surgen cuando dos normas contemplan soluciones opuestas o diversas ante un mismo supuesto jurídico, lo cual hace imposible su aplicación.

En setiembre, el Gobierno cesó al que fuera director del Cence por 15 años, Salvador López.

Publicidad