Inicio Internacional Consejo de DDHH de la ONU se rehúsa a tratar situación de...

Consejo de DDHH de la ONU se rehúsa a tratar situación de China, un revés para EE. UU.

Ginebra. Estados Unidos y sus aliados sufrieron un revés en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU), que se rehusó el jueves a debatir sobre la situación en China, tras intensas presiones de Pekín.

Una decena de países, entre ellos Estados Unidos y Reino Unido, pidieron que el Consejo organizara un debate sobre la región autónoma uigur del Xinjiang, en el noroeste de China, donde Pekín es acusado de crímenes contra la humanidad.

Naciones Unidas destaca el ‘éxito’ del acuerdo de cereales entre Ucrania y Rusia

Pero el proyecto de decisión fue rechazado por 19 votos en contra, 17 a favor y 11 abstenciones. China recibió el apoyo de sus aliados tradicionales, como Cuba y Venezuela, pero también de Pakistán e Indonesia, dos grandes países musulmanes, así como de países africanos.

Esta es la primera vez en la historia del Consejo de Derechos Humanos, establecido en 2006, que un proyecto de decisión se refiere a China. El resultado de la votación era muy incierto. Horas antes de la votación, los occidentales ya habían hecho saber que no descartaban una derrota.

“Las tentativas de China para impedir el debate y ocultar la verdad no tendrán éxito”, afirmó en Twitter el embajador británico Simon Manley. La votación de los países africanos miembros del Consejo era muy esperado, a causa de la influencia creciente de China en ese continente.

China, que invirtió ampliamente en los últimos años en África, especialmente en infraestructuras y en la explotación de sus materias primas, se convirtió en el principal acreedor de algunos países africanos.

China, por su parte, acusó a la ONU de convertirse en 'el esbirro y el cómplice de Estados Unidos y de Occidente'.

Durante los debates el jueves en el Consejo, el embajador chino Chen Xu denunció la “politización” del Consejo de derechos humanos, y comparó el proyecto de decisión con un “ejemplo típico de manipulación”.

El proyecto de decisión ocurre tras la publicación el 31 de agosto de un informe del Alto comisionado de la ONU para los derechos humanos sobre Xinjiang, que menciona posibles “crímenes contra la humanidad” y “pruebas creíbles” de torturas, así como violencias sexuales y pide a la comunidad internacional actuar.

China rechazó con vehemencia esas acusaciones y acusó a la ONU de convertirse en “el esbirro y el cómplice de Estados Unidos y de Occidente”.

Publicidad