Daniel Ortega elimina a la oposición en el Congreso nicaragüense

Daniel Ortega no ha anunciado aún quién será su compañero de fórmula para los próximos comicios electorales. EFE / J. Torres

  • EU emite alerta de viaje a Nicaragua
    • Califican la acción como un paso hacia la dictadura

    Veintiocho diputados del PLI fueron destituidos ayer por desacato

    MANAGUA, NICARAGUA (30/JUL/2016).- La oposición nicaragüense fue despojada ayer de sus escaños en el Congreso por una disposición del tribunal electoral, lo cual —según diversos analistas— permitirá al partido del presidente Daniel Ortega afianzar su control del aparato estatal.

    Con esta disposición, “todas las formalidades y pilares de la democracia representativa fueron eliminadas, estamos frente a una dictadura”, declaró el jurista y ex diputado liberal José Pallais.

    Por órdenes del Consejo Supremo Electoral (CSE) fueron destituidos 28 diputados (16 titulares y 12 suplentes) de la oposición alegando el desacato a la dirigencia del derechista Partido Liberal Independiente (PLI) bajo cuya bandera fueron electos en 2011.

    Los diputados destituidos respondían al liderazgo del diputado Eduardo Montealegre, quien el pasado 8 de junio perdió la dirección del PLI, principal fuerza de oposición, por un cuestionado fallo judicial.

    Dicha resolución de la Corte Suprema, controlada por el oficialismo, entregó el mando de la agrupación a Pedro Reyes, un político desconocido e “incondicional” del presidente Ortega, según sus opositores, lo que los llevó a buscar asumir sus cargos como “independientes” en un intento por evitar la medida.

    Todavía hay 20 diputados del PLI (ocho propietarios y 12 suplentes) que no se han pronunciado sobre obedecer a Reyes o seguir con Montealegre, y de los cuales no se pronunció la directiva legislativa.

    No obstante la decisión que se tome, Pedro Reyes, el nuevo representante legal del Partido Liberal Independiente (PLI) de Nicaragua, inscribió ayer ante el Consejo Supremo Electoral (CSE) su candidatura presidencial para los comicios del 6 de noviembre.

    Menos competencia para las próximas elecciones

    La situación se da a menos de cuatro meses de las elecciones del 6 de noviembre, en las que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, buscará su cuarto mandato y tercero de forma consecutiva, sin la participación de la coalición liderada por el Partido Liberal Independiente (PLI), que decidió retirarse tras el dictamen de la Corte Suprema.

    Ese día los nicaragüenses elegirán a un presidente, un vicepresidente, 90 diputados nacionales y otros 20 ante el Parlamento Centroamericano.

    Los opositores consideran que los comicios, sin su participación, serán una “farsa” en la que Ortega se validará gracias a la complicidad del resto de partidos minoritarios que sí competirán con el sandinismo, favorito de la población según recientes sondeos.

    Loading...