Detenidos más de 300 manifestantes en las últimas horas en las protestas contra el Gobierno en Túnez

16
Publicado 11/01/2018 11:19:52CET

TÚNEZ, 11 Ene. (Reuters/EP) –

Más de 300 manifestantes han sido arrestados en la noche del miércoles al jueves en el marco de las protestas contra los altos precios y las medidas de austeridad del Gobierno registradas en varias ciudades de Túnez.

En Thala, cerca de la frontera con Argelia, el Ejército ha desplegado militares después de que los manifestantes quemaran un edificio del servicio de seguridad nacional, provocando la retirada de la Policía, según han contado a Reuters varios testigos de los hechos.

También se han registrado manifestaciones con incidentes violentos en otras ciudades del país norteafricano desde el lunes, incluida la localidad de Susa, unas movilizaciones en las que los manifestantes cargan contra el Gobierno por los precios y por su gestión en materia económica.

Túnez está considerado como el único caso de éxito democrático en el marco de los países afectados por la llamada Primavera Árabe, aunque también ha tenido nueve gobiernos desde la renuncia en enero de 2011 del dictador Zine Ben Abidine Ben Alí.

“330 personas implicadas en actos de sabotajes y robos han sido arrestadas la pasada noche”, ha explicado el portavoz del Ministerio del Interior, Jelifa Chibani, que ha elevado a 600 la cifra de detenidos desde que comenzaron las movilizaciones contra el Gobierno.

El Ejército ha desplegado sus efectivos y medios en varias ciudades, incluida Susa, Kebeli y Bizert para proteger los edificios gubernamentales, que se han convertido en objetivo de la ira de los manifestantes.

El primer ministro tunecino, Yusef Chahed, acusó el miércoles a la oposición de estar fomentando las protestas contra el Ejecutivo. Las protestas de 2011 y dos graves atentados terroristas registrados en 2015 han tenido efectos negativos en la inversión extranjera y el turismo, que representa el 8 por ciento de la actividad económica del país. El martes, una escuela judía fue atacada con cócteles molotov en la isla de Yerba, en el sur del país.