Inicio Internacional Dimite Arlene Foster, ministra principal de Irlanda del Norte y líder unionista

Dimite Arlene Foster, ministra principal de Irlanda del Norte y líder unionista

28/04/2021

21:23

Internacional

conflicto político

eitb media

Irlanda del Norte ha sido escenario recientemente de altercados y protestas protagonizadas principalmente por grupos de unionistas leales a la corona británica.

Vídeos (2)

La ministra principal de Irlanda del Norte, la unionista Arlene Foster, ha anunciado su dimisión y abandonará su cargo a finales de junio, tras semanas de tensiones sociales y políticas debidas a una revuelta interna por su gestión del Brexit.

Según un comunicado emitido por el Partido Unionista Democrático (DUP), Foster ha informado de esta decisión al presidente del partido y ha expresado que «es importante dar espacio a los responsables del partido para que en las próximas semanas organicen un proceso para elegir al líder».

Su caída ha estado provocada por la rebelión de una veintena de diputados regionales y cuatro parlamentarios nacionales del DUP, mayoritario en Irlanda del Norte, que firmaron una moción de censura contra su líder.

Foster, quien había dirigido el DUP desde 2015, ha asegurado que servir al pueblo de Irlanda del Norte ha sido el «mayor privilegio» de su vida.

El próximo 28 de mayo dejará su cargo en el partido, y a finales de junio se llevará a cabo su dimisión como ministra principal.

Semanas de tensión política

Irlanda del Norte ha sido escenario recientemente de altercados y protestas protagonizadas principalmente por grupos de unionistas leales a la corona británica. Han rechazado los controles aduaneros impuestos entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte como consecuencia del acuerdo del Brexit, al percibirlos como una amenaza a la integridad territorial.

Además, un amplio sector del DUP, el más ultraconservador y religioso, acusa a Foster de hacer concesiones respecto a la ley del aborto o en materia de derechos de la comunidad LGTBI.

Las tensiones aumentaron también por la decisión de no procesar a 24 políticos del Sinn Féin tras incumplir las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus al asistir en junio del año pasado al multitudinario funeral del antiguo miembro del IRA Bobby Storey.