Diputados de Brasil votarán sobre denuncia de corrupción contra presidente Temer

Brasilia

La Cámara de Diputados de Brasil se aprestaba a votar este miércoles si autoriza a la corte suprema a investigar una denuncia de corrupción contra el presidente conservador Michel Temer, que parece en condiciones de salir airoso de la prueba.

La oposición, formada mayoritariamente por partidos de izquierda, trató infructuosamente de bloquear la sesión privándola del cuórum necesario para iniciarse, de dos tercios, o 342 de los 513 escaños.

Tampoco logró aplazar la sesión con diversas cuestiones de orden. A media tarde, había 352 diputados en el recinto, indicó un periodista de la AFP.

La Cámara debe determinar si la denuncia contra Temer, primer presidente brasileño inculpado formalmente de un crimen de derecho común, es sometida al examen de la corte suprema o descartada.

Tras el reinicio de la sesión por la tarde, tomaron la palabra dos legisladores partidarios de encaminar la denuncia y dos contrarios a esa opción. Antes de la votación, que será nominal, se expresarán los líderes de cada bancada.

La denuncia por corrupción pasiva fue formulada por el fiscal general, Rodrigo Janot, después de que a mediados de mayo se divulgaron una grabación y un video.

En la grabación de una conversación entre Temer y el dueño del gigante de la alimentación Joesley Batista, Temer parece avalar la entrega de un soborno al encarcelado exdiputado Eduardo Cunha para comprar su silencio.

El video muestra al entonces diputado Rodrigo Rocha Loures, un cercano asesor de Temer, cargando una maleta con 500.000 reales (unos $150.000). Según la delación de Joesley Batista, el dinero era parte de un soborno ofrecido a Temer para favorecer los negocios de la empresa.

Janot también podría inculpar a Temer de obstrucción a la Justicia y de organización para delinquir.

(Video) Comenzó sesión parlamentaria que puede decidir futuro de Temer (AFP)

Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, centroderecha) y sus defensores afirman que la acusación es una “ficción” construida para perjudicarlo y amenazar la reconstrucción de un país que emerge a duras penas tras la peor recesión de su historia, con más de 13,5 millones de desocupados.

Cifra “mágica”. Para dar continuidad a la denuncia, la oposición deberá juntar 342 votos.

En esa hipótesis, el proceso sería encaminado al Supremo Tribunal Federal (STF)  y si este decide  elevarlo a juicio, Temer sería suspendido de su cargo por hasta 180 días, dejando la Presidencia en manos del titular  de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia. De ser hallado finalmente culpable, sería destituido y el Congreso debería elegir a su sucesor, para gobernar hasta fines de 2018.

Esta crisis se produce menos de 15 meses después de la caída de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, destituida por el Congreso por manipulación de las cuentas públicas y reemplazada por Temer, quien era su vicepresidente.

“Fuera Temer” y “Elecciones ya” expresaban pancartas desplegadas por los diputados opositores en la sesión para decidir si al presidente Temer se le abre un juicio penal por presunta corrupción. (AP)

Pese a que se da por hecho que la denuncia será bloqueada, Temer busca obtener una victoria lo más holgada posible, como demostración de fuerza ante aliados que dudan de su capacidad de hacer avanzar los ajustes reclamados por los mercados, y en una polémica reforma de las jubilaciones que requiere una mayoría cualificada de tres quintos en ambas cámaras.

Los analistas de la consultora Eurasia Group prevén que la denuncia será rechazada “por un amplio margen (…) de 250 a 270 votos” y que el gobierno podrá en consecuencia “reiniciar las negociaciones sobre la reforma de las jubilaciones”.

La bolsa subía a media tarde más de 1% y el real se fortalecía frente al dólar, en una clara apuesta de los mercados a favor de la continuidad del mandatario.

El dominio de Temer en el Congreso contrasta con su mínima popularidad, de apenas 5%, la peor desde el retorno de la democracia en 1985, según un reciente sondeo Ibope. Un 81% de los brasileños apoya además que el mandatario sea juzgado, de acuerdo con el mismo instituto.

La oposición acusa a Temer de haber liberado en las últimas semanas cuantiosos fondos para diputados que podrían reducir su base de apoyo.

“Para permanecer en el gobierno, Temer tal vez ya ha gastado tanto como el PSG por Neymar”, dijo  el diputado Chico Alencar, del partido Psol, de izquierda, en referencia a los 222 millones de euros que el club francés debería pagar al FC Barcelona por la cláusula de traspaso del ídolo brasileño.

Asediado por las acusaciones, Temer ya perdió seis asesores de rango ministerial salpicados por el escándalo Petrobras y tiene a otros ocho bajo investigación del máximo tribunal.

Decenas de legisladores de casi todos los partidos se hallan además bajo el foco de la Operación Lava Jato, que investiga una vasta red de sobornos en la empresa estatal Petrobras.

El 9 de junio, la justicia electoral rechazó invalidar los comicios del 2014 -en los que resultó reelecta la fórmula Rousseff-Temer-, sobre los que pesa la sospecha de abusos de poder y financiación ilícita de campaña.

Loading...