Inicio Internacional El Gobierno de Australia cancela el visado al tenista Novak Djokovic y...

El Gobierno de Australia cancela el visado al tenista Novak Djokovic y le impide jugar el Abierto de Australia

14/01/2022

13:54

Internacional

CORONAVIRUS

AGENCIAS | EITB Media

El ministro de Inmigración australiano, Alex Hawke, ha apuntado que la decisión se ha tomado «por motivos de salud y de buen orden». No obstante, no será deportado «de manera inmediata» hasta que la justicia revise la decisión del Gobierno de anular por segunda vez su visado.

Noticias (3)

El Gobierno de Australia ha cancelado este viernes el visado al tenista serbio Novak Djokovic, por lo que el número uno del mundo tendrá que abandonar el país y no podrá disputar el Abierto de Australia, primer ‘Grand Slam’ de la temporada que comienza el próximo lunes.

No obstante, no será deportado «de manera inmediata» de Australia, al menos hasta que la justicia revise la decisión del Gobierno de anular por segunda vez su visado.

El Tribunal de Circuito Federal de Melbourne ha celebrado este viernes una vista de emergencia después de que el ministro del Inmigración del país oceánico, Alex Hawke, cancelara el visado del tenista.

Alex Hawke ha apuntado que la decisión se ha tomado basándose en razones sanitarias y del mantenimiento del orden.

Djokovic viajó el 5 de enero a Melbourne con una exención médica que le permitía jugar el Abierto de Australia sin estar vacunado de coronavirus, aunque después las autoridades australianas le cancelaron el visado y lo detuvieron hasta que el lunes un fallo judicial le dio la razón al tenista.

En el documento para entrar a Australia declaró que no había viajado en los últimos 14 días previos, pero se desplazó de Serbia a España y en su país de origen concedió una entrevista a un medio francés sabiendo que era positivo de la covid-19.

Todo apunta a que los abogados del serbio de 34 años recurrirán en los tribunales esta decisión, pero se desconoce si el recurso se tramitará o no a tiempo.

Ante una posible deportación no podría entrar en Australia en tres años.

Publicidad