El niño Jesús nace en la frontera de México

Cada navidad desde 2009, Francesc Mateu i Hosta, director de Intermon Oxfam en Cataluña, monta en su casa un belén muy particular: escenifica con muñecos de Playmobil el nacimiento del niño Jesús si hubiera venido al mundo en el año en el que estamos. La primera vez montó un campo de refugiados palestinos, la segunda, un campamento de indignados en España, luego un desalojo de la PAH y hasta la valla de Melilla o Líbano. Todo con la intención de realizar una denuncia social hacia las condiciones de vida de las personas más excluidas.

Este año, Mateu i Hosta ha ubicado su belén en la frontera que separa México de Estados Unidos, donde miles de migrantes viven muchos peligros y desprotección. En su blog, el autor cuenta cómo podría haber sido la noticia del nacimiento de Jesús tal que un 24 de diciembre de 2016. Explica que mucha gentese había visto obligada a abandonar su país porque la violencia, el cambio climático o la falta de trabajo no les dejaban ninguna otra oportunidad. Todo el mundo viajaba donde tenía familiares o pensaban que podrian tener una vida mejor. También José y María —que estaba embarazada— se fueron de su país, El Salvador, con un grupo de amigos, hacia los EE.UU. Fueron días de caminar mucho, y además tuvieron que tomar La Bestia, un tren muy peligroso que los migrantes irregulares toman para cruzar México. Tuvieron que dormir en lugares inhumanos y soportar abusos y humillaciones, hambre y sed.

Este 2016, María se pone de parto cuando cruzaron Río Grande esquivando todos los controles de policía. Para que pudiera nacer su hijo, José y ella se cobijaron en un desagüe industrial abandonado. Esa misma noche, muchas personas de El Salvador, Guatemala, México y Honduras que también habían cruzado la frontera a escondidas con ellos volvieron atrás a conocer al niño. Los Whatsapp corrieron y llegó mucha gente. Eso provocó que la policía de inmigración se enterase, y hasta allí acudieron también, pero decidieron no realizar ninguna detención por razones humanitarias.

 Al día siguiente, prosigue el relato de Francesc, las televisiones emitieron un reportaje. “Todo el mundo lo esperaba porque desde hacía horas #HaNacidoUnSalvador era trending topic en Twitter y las fotos y vídeos del niño corrían por Facebook e Instagram. El revuelo y la presión de la sociedad provocaron que el propio presidente saliente visitara al niño, en uno de sus últimos actos”.

Unos días después, sabios de todo el país y de todo el mundo sacaron un comunicado que leyeron en el lugar de nacimiento, concluye la historia. “El comunicado pedía considerar a todas las personas del mundo como personas y el impacto que tuvo obligó al futuro presidente,[Donald Trump] a desdecirse de su promesa de construir un muro y anunció una revisión de la política de emigración para que no sucedieran nunca más hechos inhumanos como estos”.

El niño después de esto era llamado por todos como el Salvador.

Loading...