Inicio Internacional Erdogan dice que la orden para asesinar a Jashogi llegó desde “los...

Erdogan dice que la orden para asesinar a Jashogi llegó desde “los más altos niveles” de Arabia Saudí

Publicado 02/11/2018 22:59:47CET

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) –

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado este viernes que la orden para asesinar al periodista Yamal Jashogi, muerto el 2 de octubre en el interior del consulado de Arabia Saudí en Estambul, llegó desde “los más altos niveles” del Gobierno del país árabe.

“Sabemos que los responsables están entre los 18 sospechosos detenidos en Arabia Saudí”, ha dicho en un editorial en el diario estadounidense ‘The Washington Post’, en el que sin embargo ha subrayado que “no cree” que el rey Salmán ordenara el asesinato. Por contra, no ha hecho mención al príncipe heredero, Mohamed bin Salmán.

“Por ello, no tengo motivos para creer que este asesinato refleje la política oficial de Arabia Saudí”, ha manifestado el mandatario turco, quien ha recalcado que Ankara “ha movido cielo y tierra para esclarecer todos los aspectos del caso”.

Así, ha apuntado que, como resultado de los esfuerzos de las autoridades turcas, “el mundo ha sabido que Jashogi fue asesinado a sangre fría por un escuadrón de la muerte” y que “se ha establecido que el asesinato fue premeditado”.

Erdogan ha reiterado en el editorial que, por contra, “hay otras y no menos importantes preguntas que contribuirán a entender este acto deplorable”, entre las que figuran dónde están los restos de Jashogi o quién es el “colaborador local” al que fue entregado el cuerpo.

“¿Quién dio la orden de asesinar a esta alma amable? Desafortunadamente, las autoridades saudíes se han negado a responder estas preguntas”, ha dicho, antes de indicado que “algunos parecen desear que este ‘problema’ desaparezca con el tiempo”.

“Seguiremos haciendo estas preguntas, que son cruciales para la investigación criminal en Turquía, pero también para la familia de Jashogi y sus seres queridos”, ha señalado, antes de recordar que “un mes más tarde de su asesinato se sigue sin saber dónde esta su cuerpo”.

ANKARA COMPARTE PRUEBAS CON EEUU

El presidente turco ha defendido que el periodista “merece como mínimo un entierro en línea con las costumbres islámicas”. “Se lo debemos a su familia y amigos, incluidos sus antiguos colegas en ‘The Post’, darles la oportunidad de decirle adiós y presentar sus respetos a este hombre honorable”, ha añadido.

“Para garantizar que el mundo sigue haciendo estas mismas preguntas, hemos compartido las pruebas con nuestros amigos y aliados, incluido Estados Unidos”, ha manifestado, al tiempo que ha recalcado que Turquía y Arabia Saudí mantienen “relaciones de amistad” y que “sería erróneo considerar el asesinato de Jashogi como un ‘problema’ entre ambos países”.

“Pese a ello, debe agregar que nuestra amistad con Riad, que se retrotrae mucho tiempo atrás, no significa que vayamos a ignorar el asesinato premeditado que tuvo lugar ante nuestros propios ojos”, ha advertido.

Erdogan ha argüido que “el asesinato de Jashogi es inexplicable” y que “si esta atrocidad hubiera tenido lugar en Estados Unidos o cualquier otro lugar, las autoridades de esos países habrían llegado hasta el final para aclarar lo ocurrido”. “Está fuera de cualquier cuestión que nosotros actuemos de manera diferente”, ha explicado.

Por otra parte, ha sostenido que “nadie debe atreverse de nuevo a cometer este tipo de actos en el territorio de un aliado de la OTAN”, antes de señalar que “si alguien elige ignorar esta advertencia, hará frente a graves consecuencias”.

“El asesinato de Jashogi fue una clara violación y un abuso flagrante de la Convención de Viena sobre Relaciones Consultares”, ha dicho Erdogan, quien ha reiterado que “un fracaso a la hora de castigar a los responsables sentaría un precedente muy peligroso”.

CRITICA AL FISCAL JEFE SAUDÍ

Así, ha argumentado que “esta es otra razón” por la que las autoridades turcas se vieron “sorprendidas y entristecidas” ante “los esfuerzos de ciertos funcionarios saudíes de encubrir el asesinato premeditado, en lugar de trabajar a favor de la causa de la justicia”.

“Pese a que Riad ha detenido a 18 sospechosos, es muy preocupante que no haya tomado medidas contra el cónsul general, que mintió a los medios y huyó de Turquía poco después”, ha criticado.

“En esta misma línea, la negativa del fiscal jefe saudí, que recientemente visitó a su homólogo (turco) en Estambul, a cooperar en la investigación e incluso responder a preguntas sencillas es muy frustrante”, ha lamentado.

Erdogan ha manifestado además que la invitación del fiscal jefe saudí para que un equipo de investigación turco visite el país árabe para mantener nuevas conversaciones “parece más bien una táctica desesperada y deliberada para estancar” las investigaciones.

“El asesinato de Jashogi involucra a mucho más que un grupo de funcionarios de seguridad, igual que el escándalo de Watergate fue mucho más que un robo y el 11-S fueron atentados que fueron más allá de los secuestradores”, ha dicho.

“Como miembros responsables de la comunidad internacional, debemos revelar las identidades de los amos de las marionetas que estuvieron detrás del asesinato de Jashogi y descubrir en qué funcionarios saudíes, que siguen intentando encubrir el asesinato, pusieron su confianza”, ha remachado.