Inicio Internacional Esfera de piedra hallada en río en zona Sur lleva a Museo...

Esfera de piedra hallada en río en zona Sur lleva a Museo Nacional a investigar su origen

Quienes descubrieron la esfera la llevaron rodada a una parte seca del cauce del río para que la corriente no se la llevara.

Fotografía: Cortesía

Ricardo Machaca andaba con un grupo de seis turistas en un recorrido por el río Chánguina, en el territorio indígena de Rey Curré (en la zona Sur). Su objetivo era llevar al grupo a un sitio llamado Las Pailas, donde hay diferentes cataratas.

Sin embargo, la caminata se detuvo cuando Machaca vio algo que inmediatamente llamó su atención. En el agua se veía la parte superior de una piedra. No parecía cualquier piedra. Era muy similar a las esferas precolombinas que desde niño estudió en la escuela. Se acercó y lo comprobó.

“Tengo cuatro años consecutivos de estar haciendo viajes a Las Pailas. Eso era nuevo. Yo la hubiera visto antes. Yo soy muy observador. Se echaba de ver un poco porque el río ha bajado caudal, pero de todas formas antes la hubiera visto”, contó Machaca a La Nación.

“Yo soy indígena. Lo primero que me pasó por la mente fue rescatarla del agua. Eso tiene un valor para uno, eso es algo sagrado”, agregó.

Junto con los otros tres hombres que iban en el grupo la rodaron a una parte del cauce del río en donde no había contacto con el agua y ahí la dejaron.

Esferas precolombinas revelan sus secretos en la web

Esta versión contrasta con la historia de los vecinos del pueblo. Rossy Arroyo, vecina del pueblo de Las Vegas, justo a la orilla del río, indicó a La Nación que los pobladores llevan décadas escuchando historias. Estas historias dicen que en las paredes del río Chánguina se veía formas y puntas de esferas. No sería la única esfera, habría varias de diferentes tamaños.

“Hay gente que llega y toma fotos y no se empapa de las historias que ya contaban de esferas en el río”, dijo Arroyo.

Entonces Machaca llamó a su amigo Mario Leiva, quien es líder comunal y tiene contacto con el Museo Nacional. Leiva tomó fotografías y las subió a sus redes sociales. De esta forma, el Museo Nacional de Costa Rica (MNCR) supo de la existencia de dicha esfera, quien llegó al día siguiente, cuando el río ya había crecido nuevamente.

Mario Leiva, es una de las personas que revisó la esfera en el río Chánguina, en la zona Sur.

Fotografía: Cortesía

Esferas de piedra del Diquís entran a ‘cirugía mayor’ para su preservación

“Yo le pedí a Mario que la rescatáramos y estuviera en un lugar seguro para la comunidad”, narró Machaca.

Las publicaciones de Leiva ponen en alerta a Ifigenia Quintanilla, directora del MNCR y quien durante años ha investigado las esferas precolombinas en Costa Rica y ha publicado numerosos estudios sobre ellas.

“Mario me envía fotos y se las envía al arqueólogo Francisco Corrales. Queríamos aprovechar que es verano e ir a ver qué sucedió ahí. Es muy interesante que estuviera ahí”, narró Quintanilla.

Sin embargo, en ese momento, Quintanilla desconocía que la piedra se hubiera movido del sitio original donde se encontró.

Las investigaciones anteriores de Quintanilla habían documentado esferas que están en cauces de ríos o en lechos de quebradas.

“Hablamos de lo interesante e importante y si era del mismo contexto de una práctica indígena antigua de colocar esferas en lechos. Teníamos que verlo en detalle”, destacó.

Esfera precolombina más grande del país está bajo la lupa por deterioro

Piedra removida del cauce

Esta es la esfera una vez sacada del cauce del río.

Fotografía: Cortesía

El Diquís, las esferas de piedra y su valor cultural universal

Sin embargo, las buenas intenciones de Machaca ponen en jaque gran parte de las acciones del Museo. Todo objeto arqueológico debe permanecer en el sitio de hallazgo sin removerse para poderse estudiar en su contexto original y, si las aguas la ponen en riesgo, tomar decisiones.

No obstante, los lugareños llamaron a más personas para moverla del cauce del río.

“Ya luego fueron varios y la rodaron más hacia afuera, para más seguridad porque el río está creciendo mucho. La preocupación mía era que la corriente siguiera y que la esfera cayera al río Térraba y ya con eso la perdiéramos”, subrayó.

Esta no es la única versión, según Arroyo.

“También otra versión que dice que se sacó porque ya había versiones de que hay personas de otra comunidad indígena para llevársela a otro lado de la comunidad indígena. Muy lejos de aquí”, dijo Arroyo.

Arroyo y otros vecinos se propusieron custodiarla mientras llegaba el Museo. Su propósito es que la esfera quede con el pueblo.

“Ayer me escribe una muchacha a mi Facebook y me dice que habían movido la esfera. No imaginábamos que estuviera en peligro. Esa esfera no debía removerse del sitio”, destacó Quintanilla.

Esto llevó al MNCR a apresurar su visita a la zona. Este lunes saldrán dos arqueólogos al lugar. No será un viaje corto. El río Chánguina desemboca en el río Grande de Térraba y pasa por una comunidad que se llama Las Vegas, donde en este momento tienen custodiada la esfera para que los arqueólogos lleguen a estudiarla.

Para llegar al punto donde encontraron el objeto arqueológico deben pasar por bote desde el río Grande de Térraba o llegar por tierra y “dar la vuelta” por Las Vegas.

Una vez en el lugar deberán hacer los estudios del origen de la esfera (los cuales serán más difíciles por estar fuera del sitio del hallazgo) y tomar la decisión de dónde colocarla.

No es un proceso sencillo, el hecho de haber removido el objeto complica todo.

“Como sacaron la esfera se convierte en un tema judicial. Hay que poner la denuncia, porque la movieron sin hacer consulta al Museo. Esto es daño al patrimonio”, destacó la jerarca.

Esferas precolombinas de Costa Rica son declaradas Patrimonio Mundial

Hipótesis del origen de la esfera

Como la esfera fue sacada de su sitio de hallazgo, el Museo Nacional debe decidir dónde dejarla ahora.

Fotografía: Cortesía

Los estudios del origen de esta obra precolombina se dificultarán al no estar en el sitio, pero Quintanilla tiene sus hipótesis que deben ser estudiadas, confirmadas o descartadas y buscar otras posibles explicaciones.

1- La esfera siempre estuvo ahí y los indígenas la colocaron allí o en un sitio cercano. “Tenemos otros sitios, en Mamey de Chánguina, en Bolas; por Chontales tenemos esferas cerca de cauces de ríos o de quebradas, pensamos que ese es un contexto. En algún momento en mis investigaciones por unos sitios que he visto alguna esferas las colocaron ahí como una manera de protegerlas”, dijo la arqueóloga.

“Hay esferas que están en esos lechos no necesariamente porque ahí las hicieron sino porque ahí las dejaron”, agregó.

2- Las inundaciones arrastraron la esfera desde otro lugar. El río Chánguina es de los que más crece en época lluviosa. Sin embargo, Quintanilla dice que no hay otras señales de que el río hubiera arrastrado otras rocas o grandes bloques de sedimento.

3- Que un deslizamiento desde una montaña o ladera hiciera caer la esfera. Esta es otra posibilidad por la cual se debe ir al sitio a investigar.

Las investigaciones futuras determinarán si hay otras explicaciones del origen del lugar.

“Independientemente del origen, el que hubiera estado en el río ya es parte de la historia de esa esfera”, enfatizó la arqueóloga.

Próximo destino

¿Cuál será el hogar de la esfera? Quintanilla lamenta que no pueda ser el río. Si el río fuera una amenaza, esto era decisión del Museo ver si luego esto era así.

Ahora, con la esfera removida, deben tomarse decisiones.

“Lo que sí es claro es que no la vamos a traer a San José ni llevar a un lugar lejano, tenemos que buscar un lugar seguro en la comunidad”, subrayó Quintanilla.

Como es un territorio indígena y también está la comunidad de Las Vegas, se debe llegar a un acuerdo con el pueblo para saber cuál es el mejor lugar para respetar la voluntad del pueblo y tener el lugar que se merece.

Publicidad