Firma del nuevo acuerdo de paz en Colombia ¿Qué viene ahora?

El segundo acuerdo de paz en Colombia, que incluye propuestas de la oposición y diferentes sectores sociales, se firmó este jueves tras el rechazo que recibió el primer texto en el plebiscito del 2 de octubre.

El presidente Juan Manuel Santos resaltó el martes que el nuevo acuerdo de paz es mejor que el anterior porque recoge las propuestas de todos sectores sociales, entre ellos empresarios, víctimas del conflicto y la Iglesia. 

Aseguró que el nuevo documento posee cambios de fondo que son significativos y garantizan un mejor acuerdo. Ahora bien ¿cuál será el cronograma tras la firma del nuevo acuerdo de paz?

Lo que cambió en el acuerdo de paz:

Refrendación a través del Congreso

El nuevo texto será refrendado a través del Congreso de la República y no mediante un plebiscito como se hizo con el primer acuerdo que fue rechazado por la mitad de la población colombiana.

La decisión fue tomada tras diálogos con las delegaciones gubernamentales y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP). 

Otro plebiscito fue descartado porque “una nueva campaña polarizaría de manera peligrosa al país y este es el momento de la unión y no la división”, explicó el jefe de Estado.

El presidente Santos destacó que el Congreso de la República es la instancia democrática más idónea para refrendar el nuevo acuerdo de paz.

“Es claro que la vía más conveniente y legítima es a través del Congreso de la República, donde están representados todos los sectores políticos del país”, dijo.

Agregó que el Congreso al ser elegido mediante el voto popular “representa a todos y cada uno de los departamentos del país”.

Implementación inmediata 

Para el mandatario Santos este nuevo acuerdo debe ser implementado en la brevedad posible para acabar con la violencia bélica de más de 50 años de conflicto interno en el país.

“Se han perdido vidas y hay muchas más en peligro. Tenemos que actuar. No hay tiempo que perder”, afirmó Santos el martes pasado.

Bajo el control de un personal técnico de las Naciones Unidas, los miembros de las FARC-EP comenzarán a desplazarse hacia las 23 zonas veredales y ocho campamentos acordados en el proceso de paz, en la que deberán entregar sus armas, recibir capacitación para prestar seguridad a excombatientes y participar en las comisiones de monitoreo y verificación del cese al fuego.

Tanto el Gobierno colombiano como las FARC-EP han destacado que la ley de amnistía será prioridad en el proceso de implementación.

Retos del proceso de paz

En septiembre pasado, el politólogo Carlos Medina Gallego había asegurado que es necesario que el Gobierno combata a los grupos paramilitares porque estos pueden generar un sesgo de criminalidad frente a los miembros de la FARC-EP en el proceso de normalización e institucionalización.

Otro de los puntos importantes que constituye un obstáculo para la paz el caso del reparto de la tierra -una de las principales causas del conflicto- así como la atención y reconstrucción a las zonas más golpeadas por la guerra.

Un total de 6,6 millones de hectáreas han sido abandonadas debido a la violencia.

Loading...