Fujimori pide perdón y agradece el indulto otorgado por Kuczynski

El exmandatario peruano ha asegurado que la noticia del indulto humanitario le “sorprendió” en la unidad de cuidados intensivos de la clínica.

Noticias (2)

Vídeos (1)

El exmandatario peruano Alberto Fujimori ha pedido “perdón” por haber “defraudado” a una parte de sus compatriotas durante su Gobierno (1990-2000) y ha agradecido el indulto humanitario que le otorgó el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

En el mensaje, difundido en su cuenta oficial en la red social Facebook, Fujimori ha asegurado que la noticia del indulto humanitario le “sorprendió” en la unidad de cuidados intensivos de la clínica. “Esto me ha producido un fuerte impacto en el que se mezclan sentimientos de extrema alegría y pesares”, ha añadido.

El exgobernante ha expresado, además, su “gratitud por el paso complejo” que, según ha dicho, dio Kuczynski al aprobar su indulto y el perdón de todas sus penas y de los procesos que aún tenía en curso.

Manifestaciones de protesta

Kuczynski otorgó el indulto humanitario y la gracia presidencial a Fujimori el pasado domingo 24, pocas horas antes de la Navidad, lo que sorprendió a sus compatriotas y en las horas siguientes generó manifestaciones de protesta y el rechazo de gran parte de la sociedad organizada y partidos políticos.

El presidente firmó el indulto solo tres días después de evitar su destitución por el Congreso, por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, gracias a abstención de un grupo de diez fujimoristas liderados por Kenji Fujimori, hijo menor de Alberto, que anteriormente había pedido de manera abierta a Kuczynski indultar a su padre.

En un mensaje televisado, Kuczynski llamó el lunes “errores” a los delitos de lesa humanidad por los que fue condenado Fujimori a 25 años de cárcel y aseguró que la decisión de indultarlo “quizá” ha sido la más difícil de su vida.

La única vía

El indulto era la única vía de Fujimori para salir de la cárcel, pues la naturaleza de lesa humanidad de los delitos, por matanzas y secuestros durante su mandato, no le permitía acceder a ninguna reducción de la pena.

El expresidente fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetrada a cargo del grupo militar encubierto Colina, y por el secuestro de un periodista y un empresario en 1992.

Loading...