Guardacostas buscan marinos de EE.UU. desaparecidos tras choque en Japón

Tokio

Los guardacostas japoneses buscaban el sábado varios marinos estadounidenses desaparecidos, siete según la agencia Kyodo, tras la colisión entre un destructor de la Marina norteamericana y un navío mercante filipino.

El choque entre el USS Fitzgerald y el mercante ACX Crystal se produjo cuando el destructor se encontraba a unas 56 millas náuticas en el sudoeste de la ciudad japonesa de Yokosuka, informó la Flota del Pacífico de Estados Unidos en un breve comunicado.

“Actualmente buscamos a personas desaparecidas”, declaró.

Fotografía proporcionada por la marina de guerra de los EE.UU, donde se observa el destructor USS Fitzgerald. (AFP)

Poco antes, la agencia de prensa japonesa Kyodo había informado que siete miembros de la tripulación del USS Fitzgerald permanecían desaparecidos, citando a los guardacostas. Sin embargo, estos no confirmaron esta información directamente pero señalaron a la AFP que obtuvieron esta información del ejército estadounidense.

Su portavoz también precisó que, según la marina de Estados Unidos, una persona resultó herida en la cabeza y no podía caminar sin ayuda.

Los guardacostas enviaron cinco navíos, dos aviones y un equipo de emergencias en la zona, según la misma fuente.

La Marina estadounidense había informado por su parte que un marino fue evacuado en helicóptero, dando a entender que requería tratamiento médico urgente.

El destructor USS Dewey (DDG 105), ayuda médica y dos remolcadores de la Marina estadounidense fueron enviados en el lugar de la colisión. La fuerza aérea de la Marina también se disponía a trasladarse a la zona.

Un video de NHK News mostraba el estribor del Fitzgerald severamente dañado. El babor del buque sufrió en cambio menos desperfectos.

“El USS Fitzgerald resultó dañado en su parte de estribor por encima y por debajo de su línea de flote”, precisó la Flota del Pacífico.

El destructor sigue funcionando con su propio motor “pero su propulsión es limitada”.

Lanzado en 1994, este buque de 154 metros de largo y cerca de 9.000 toneladas en plena carga, tiene su base en Yokosuka, al sur de Yokohama y Tokio, y opera en el Pacífico y en el mar de Japón.

Por su parte, el ACX Crystal es un portacontenedores de 222 metros de largo que, según varias páginas web de seguimiento de embarcaciones, iba rumbo a Tokio.

Este navío, con pabellón filipino, forma parte de la flota del gigante marítimo japonés NYK Line.

En una declaración publicada en Twitter, el comandante en jefe de las operaciones navales estadounidenses, el almirante John Richardson afirmó: “A medida que obtengamos más información, no dudaremos en compartirla con las familias”. “Todos nuestros sentimientos y preocupaciones están con la tripulación del Fitzgerald y sus familiares”.

Loading...