Hong Kong, la ciudad más cara del mundo para comprar una vivienda

Por séptimo año consecutivo, Hong Kong ha vuelto a ocupar el podio de la ciudad con el precio menos asequible a la hora de adquirir una vivienda, un título que afecta gravemente a una población que, en numerosas ocasiones, termina alquilando a precios también estratosféricos.

Según los datos del estudio publicado por Demographia, un apartamento en la ciudad de los rascacielos cuesta 18,1 veces más que la media de los ingresos anuales por hogar, un dato que ha mejorado respecto al 2015, cuando la cifra ascendía a 19. “Esta mejora es un desarrollo positivo”, apuntan desde la agencia estadounidense. “Sin embargo, se necesita una mejoría mucho mayor en la asequibilidad de la vivienda”, añaden.

Precisamente, en una ciudad en la que la vivienda es una de las principales preocupaciones de sus habitantes, esta relación entre el precio y los ingresos familiares es “terrible” para aquellos que tratan de acceder al mercado, según explicó Denis Ma, de la consultora JLL. Para él, ni siquiera la medida impuesta el pasado mes de noviembre por el jefe del Ejecutivo hongkonés, Leung Chun-ying, con la que se sumaba un impuesto del 15% a cualquier transacción inmobiliaria, ha servido para enfriar un mercado que continúa batiendo récords en los precios.

El estudio, que ha analizado 406 urbes de nueve países, emplea un sistema de medición avalado por el Banco Mundial y la ONU conocido como el esfuerzo económico. Un cálculo que a partir de un múltiplo medio superior a 5,1 considera a la región “gravemente inasequible”, cifra que en Hong Kong casi se cuadruplica.

En esta metrópoli, de siete millones y medio de habitantes, mientras algunos gastan fortunas en conseguir el apartamento más caro de toda Asia, otros residen en pisos subdivididos de menos de 10 metros cuadrados por los que llegan a pagar 360 euros. Y aquellos que viven alquilados en casetas construidas en la azotea de los edificios industriales o en modernas pero diminutas cápsulas espaciales se dejan alrededor del 50% de su salario.

Una situación que, según Denis Ma, no tiene visos de cambiar. “Esperamos que los volúmenes de transacciones se mantengan bajos en 2017 tras el reciente aumento del impuesto, algo que ejercerá presión sobre los precios”, afirmó al tiempo que aventuró que “ aún así esperamos que los precios de la vivienda terminen el año más altos”.

Al controvertido récord de Hong Kong le sigue en segunda posición Sidney (Australia) con precios superiores en 12 veces a la media de ingresos anuales, y en tercera posición Vancouver (Canadá) con una cifra de 11,8. Pese a estar repartidos en diferentes puntos del globo, las tres ciudades son paraíso para los inversores e infierno para muchos de sus habitantes.

Loading...