Incendios forestales en España y Portugal dejan 32 muertos

Madrid

Los incendios forestales en Portugal y España han dejado al menos 32 muertos, entre ellos un bebé de un mes de edad, así como decenas de heridos y un número indeterminado de desaparecidos desde el fin de semana debido a condiciones climáticas inusuales, informaron las autoridades el lunes.

Funcionarios en ambos países dijeron que los fuertes vientos del huracán Ophelia en el Atlántico y las temperaturas elevadas azuzaron los incendios, pero los investigadores también enfocaban su atención en la posibilidad de que hayan sido provocados.

Veintiocho de las víctimas fallecieron en Portugal, en partes boscosas del centro y norte del país, después de que las llamas comenzaran por circunstancias climáticas  “ excepcionales ” , informó Patricia Gaspar, portavoz de la Agencia de Protección Civil. Se trata de la segunda ola de incendios mortales en este país en cuatro meses.

Gaspar dijo que la situación todavía es crítica debido a las temperaturas anormalmente altas para la época. Sin embargo, se aproximan días más húmedos, lo que podría dar un respiro a los bomberos.

Gaspar informó que un bebé de un mes de edad había muerto en los incendios, lo que aumentó la cifra de fallecidos a 32. La agencia de Protección Civil dijo que la menor había estado desaparecida luego de un incendio forestal cerca de Tábua, a unos 200 kilómetros  (120 millas) en el norte de Lisboa.

La funcionaria agregó que en Portugal hay al menos 56 heridos –16 de ellos de gravedad– y que siete personas siguen desaparecidas.

Más de 5.300 bomberos con más de 1.600 vehículos combatían el lunes las llamas en los bosques repletos de pinos y eucaliptos. Un bajo punto de niebla y un humo denso evitaban que se pudiera usar un avión para dejar caer agua y aminorar las llamas.

Portugal se ha visto particularmente afectado por los incendios este año, incluso uno que dejó 64 muertos en junio. Una investigación independiente dada a conocer la semana pasada reveló que en esa ocasión las autoridades no desalojaron los poblados a tiempo. Las llamas destruyeron unas 29.000 hectáreas  (casi 72.000 acres) .

Una sequía prolongada y temperaturas de más de 30 grados centígrados  (86º F) a mediados de octubre han alimentado los incendios.

Cruzando la frontera, en la región de Galicia, en el noroeste de España, cuatro personas murieron, dos de ellas atrapadas en un vehículo, como resultado de los 105 incendios que amenazan áreas habitadas y que han obligado a miles de personas a evacuar sus hogares, informaron las autoridades.

El presidente regional Alberto Núñez Feijóo dijo que  “ Galicia está harta de verse atacada por incendiarios que se valen de las condiciones meteorológicas ”  y agregó que existe la  “ intención de hacer daño en los lugares de mayor impacto, incluso zonas urbanas y periurbanas ” .

Agregó que 15 de los incendios amenazan varias localidades y que 90% de los siniestros reportados cada año en Galicia son intencionales.

“ Toda Galicia llora esta mañana al ver nuestros montes calcinados, pero sobre todo por las pérdidas de las vidas humanas ” , afirmó Núñez.

Muchos de los incendios estaban cerca de zonas habitadas. Las escuelas cerraron el lunes y 20 aviones se unieron a 350 unidades de bomberos que combaten las llamas. Se espera que un poco de lluvia ayude a extinguir el fuego. El presidente del gobierno español Mariano Rajoy, quien es de Galicia, viajó a la región el lunes y visitó un centro de socorro.

ANTECEDENTE: Dos meses después de la muerte de 64 personas, centro de  Portugal  sigue en llamas

Loading...