Inicio Internacional Jair Bolsonaro, un polémico exmilitar ultraconservador al frente de Brasil

Jair Bolsonaro, un polémico exmilitar ultraconservador al frente de Brasil

Ya ha sido apodado el ‘Trump tropical’. El presidente electo es un exmilitar ultraderechista, polémico por su defensa de la dictadura militar y por sus declaraciones racistas, machistas y homófobas.

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, es un exmilitar ultraderechista que se ha caracterizado por sus declaraciones racistas, machistas y homófobas. También ha defendido en público la dictadura militar de Brasil entre 1964 y 1985. Ya ha sido apodado como el “Trump tropical”.

Bajo su lema “Brasil por encima de todo. Dios encima de todos”, Bolsonaro, que no esconde su añoranza por la dictadura militar (1964-1985), asumirá el 1 de enero como jefe de Estado de los brasileños, que en unas polarizadas elecciones, se ha decantado por la extrema derecha y encumbrando en el poder a un militar.

La ascensión al poder del ultraderechista, natural de Campinas, en el estado de Sao Paulo, se alimentó de la decepción y fobia de muchos brasileños hacia el Partido de los Trabjadores (PT), la formación del expresidente Lula da Silva, que gobernó Brasil entre 2003 y 2016 y que muchos señalan como responsable de la corrupción que arruinó al país.

El apodado de Donald Trump brasileño, de quien se confiesa admirador, acumula un extenso historial de declaraciones de tinte machista, racista, homofóbico y xenófobo, por las que se ha granjeado un fuerte rechazo en parte de la sociedad brasileña y de la comunidad internacional.

Bolsonaro, considerado por muchos como una amenaza para la democracia, ha sido objeto de numerosas controversias por sus polémicas posiciones y declaraciones incendiarias. “Sería incapaz de amar un hijo homosexual. Prefiero que un hijo mío muera en un accidente a que aparezca con un bigotudo por ahí. Para mí, estaría muerto de cualquier forma”, afirmó en 2011. También sus palabras hacia las mujeres levantaron ampollas cuando en 2014 le dijo a una diputada que no la violaría porque no “lo merecía”: “No merecería ser violada, porque es muy mala, muy fea”.

El capitán en la reserva se graduó a los 22 años en la Academia Militar das Agulhas Negras en Río de Janeiro, una prestigiosa escuela de oficiales del Ejército y a la que estuvo vinculada 10 años en tiempo del régimen militar, del que en 1999 dijo que su mayor error “fue haber torturado y no matado”.

Su férrea defensa de la “familia tradicional” no le ha impedido casarse tres veces, la última en 2013.

El abanderado del Partido Social Liberal (PSL), que opina que las minorías se deben doblegar a la mayoría, ha reconocido en varias ocasiones su limitado conocimiento económico, una materia en la que deposita su entera confianza en Paulo Guedes, un economista brasileño vinculado a la liberalista Escuela de Chicago.

Las armas y su uso liberado en la población es una seña de identidad del próximo presidente, que promete “mano dura” contra la delincuencia y defiende una política más agresiva en la lucha contra el crimen.