Kurdos de Irak proponen ‘congelar los resultados’ del referendo de independencia

Erbil, Irak

El Kurdistán iraquí propuso este miércoles “congelar los resultados” de su referendo de  independencia para salir de una crisis con Bagdad en la que ya ha perdido mucho.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, de visita en Ankara, se abstuvo de comentar esta iniciativa, pero denunció nuevamente una consulta realizada “de manera unilateral y sin ninguna consideración por el resto de Irak”.

No obstante, el portavoz de las unidades paramilitares Hashd al Shabi, que apoyan al Ejército iraquí en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y contra los kurdos (peshmergas), rechazó esta propuesta.

Hace un mes, esta región autónoma del norte de Irak votó masivamente ‘sí’ a la independencia en un referendo, por lo que estalló una crisis con Bagdad que, apoyada por Turquía e Irán, cortó de cuajo las aspiraciones independentistas de los kurdos iraquíes.

La “unidad de Irak” primó para los aliados de Bagdad, entre ellos Estados Unidos, por lo que Al Abadi, amparándose en la Constitución, envió   tropas a la región.

En pocos días retomaron la casi totalidad de las zonas disputadas con los kurdos, sin que se registraran muchos combates.

La única condición para evitar los movimientos militares, habían advertido las autoridades de Bagdad, incluido el presidente kurdo de Irak, Fuad Massum, era la anulación de los resultados de la consulta.

LEA: Kurdistán, un referendo geopolítico

Las autoridades de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, rechazaban en bloque cualquier condición previa para iniciar un diálogo con Bagdad.

Pero  el martes estallaron enfrentamientos entre las fuerzas kurdas e iraquíes en el norte fronterizo con Turquía, y Bagdad dijo estar determinado a tomar todos los pasos de frontera y terminales de la región autónoma, en manos de los combatientes kurdos.

Apertura de diálogo. Para evitar “la guerra” y “la destrucción del tejido social”, el Kurdistán iraquí propuso este miércoles “congelar los resultados” de su referendo  de independencia, e iniciar “un diálogo abierto” con Bagdad “sobre la base de la Constitución”. En su comunicado publicado este miércoles, le región autónoma indicó  estar lista a un “alto el fuego inmediato”.

Erbil, que aprovechó la huida en el 2014 de las fuerzas iraquíes frente al avance del Estado Islámico, perdió mucho en las últimas semanas.

En el terreno, casi todos los territorios en donde se habían desplegado los combatientes kurdos, más allá de las fronteras administrativas de la región autónoma.

Tras operaciones de “restauración del poder” en las zonas disputadas, en particular la rica provincia de Kirkuk, perdió los inmensos yacimientos de petróleo que habrían podido asegurar la viabilidad económica de un hipotético Estado kurdo, afirman los expertos.

No obstante, en medio de la crisis, Irán reabrió este miércoles uno de sus tres pasos fronterizos con el Kurdistán.

“Hoy, ya nadie está con nosotros, aparte de Dios”, se lamentó Mohamed Ali, de 59 años, un comerciante de Erbil. El problema, afirmó Sharuj Suran, un estudiante de 21 años, hay que buscarlo más bien en lo interno: “los kurdos no están unidos, la mitad de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK, formación del difunto presidente Jalal Talabani) ha traicionado al pueblo”, acusó.

Loading...