La democracia, ante su crisis más grave en décadas y sin EEUU como su principal defensor

11
Publicado 16/01/2018 18:41:23CET

Estados Unidos ha dejado de ser el principal defensor y ejemplo de democracia en el mundo

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) –

La democracia se está enfrentando a su “crisis más grave en décadas” continuando con el declive que se ha venido produciendo en los doce últimos años y que se ha intensificado con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en Estados Unidos, según el último informe sobre la ‘Libertad en el mundo 2018’ publicado por el ‘think-tank’ estadounidense Freedom House.

Según este informe, en 2017 se produjeron retrocesos en derechos políticos y libertades civiles en un total de 71 países, mientras que solo hubo mejoras en 35. Entre los que retroceden, según el estudio, figuran algunos países que en su día fueron “prometedores”, como Turquía, Venezuela, Polonia y Túnez. A estos se une Birmania, donde la reciente apertura democrática ha quedado marcada por la campaña de represión contra la minoría rohingya.

Para el presidente de Freedom House, Michael J. Abromowitz, el veredicto es claro: “La democracia está enfrentando su crisis más grave en décadas”. “Los principios básicos de la democracia, incluyendo las garantías de elecciones libres y justas, los derechos de las minorías, la libertad de prensa y el estado de derecho, están bajo asedio alrededor del mundo”, ha añadido.

Ante el retroceso de las principales democracias, China y Rusia han aprovechado para aumentar la represión en su territorio y exportar su “mala influencia” a otros países, ha subrayado Freedom House, subrayando que para mantener su poder, los “regímenes autocráticos” de ambos países están traspasando sus fronteras y trabajando para sofocar el debate abierto, perseguir a los disidentes, y perjudicar instituciones legales.

EEUU YA NO ES EL PRINCIPAL DEFENSOR DE LA DEMOCRACIA

Uno de los grandes hitos de 2017 fue que Estados Unidos ha dejado de ser el principal defensor y ejemplo de democracia en el mundo. Aunque Freedom House ha venido constatando un lento deterioro de los derechos políticos y las libertades civiles en Estados Unidos durante los últimos siete años, la caída se aceleró en 2017, debido a la creciente evidencia de interferencia rusa en las elecciones de 2016, violaciones de estándares éticos básicos por parte de la nueva Administración, y una reducción en la transparencia gubernamental.

Aunque las instituciones estadounidenses como la prensa y el poder judicial se han mantenido fuertes frente a los ataques sin precedentes de Trump, según el ‘think-tank’, estos constantes ataques podrían finalmente debilitarlos, afectando gravemente la democracia estadounidense y el rol de Estados Unidos en el mundo.

“Las instituciones bases de la democracia estadounidense están siendo perjudicadas por una Administración que ha tratado con desdén los controles y equilibrios tradicionales del país”, ha subrayado Abramowitz, para quien el Gobierno de Trump “ha quebrantado el consenso político que se ha mantenido durante los últimos 70 años, dejando a un lado a la democracia, que ha sido la fuerza que anima la política exterior estadounidense”.

“La retirada acelerada de Estados Unidos de su rol histórico como principal defensor de la democracia en el mundo hace más poderosos a los regímenes autoritarios”, ha denunciado el presidente de Freedom House.

Para el ‘think-tank’, otro acontecimiento significativo del último año es que Turquía ha pasado a engrosar las filas de los países ‘no libres’ después de que su presidente, Recep Tayyip Erdogan, incrementó e intensificó la represión contra presuntos opositores después del fallido golpe de Estado de 2016.

DOCE AÑOS DE DECLIVE DEMOCRÁTICO CONTINUADO

Desde que comenzó el declive en 2006, 113 países han sufrido retrocesos en materia democrática, frente a 62 que han experimentado una mejora neta. En el caso de 2017, de los 195 países evaluados, 88 fueron considerados como ‘libres’ (45 por ciento), 58 como ‘parcialmente libres’ (30 por ciento), y 49 como ‘no libres’ (25 por ciento).

De estos últimos países, los que Freedom House define como “lo peor de lo peor” son Siria, Sudán del Sur, Eritrea, Corea del Norte, Turkmenistán, Guinea Ecuatorial, Arabia Saudí, Somalia, Uzbekistán, Sudán, República Centroafricana y Libia. Todos ellos, obtienen menos de 10 puntos sobre un total de 100 en cuanto a derechos políticos y libertades civiles.