La Eurocámara pide actuar contra el “secreto a voces” del acoso sexual a mujeres en la institución

Actualizado 25/10/2017 17:26:19 CET
Eurocámara

EUROPA PRESS

   Bruselas dice que se evaluará que más se puede hacer para atajar el problema en las instituciones europeas

   BRUSELAS, 25 Oct. (EUROPA PRESS) –

Los diferentes grupos políticos en la Eurocámara han reclamado este miércoles 25 de octubre actuar para atajar el acoso sexual a las mujeres en el seno de la institución europea y mejorar los procedimientos internos para denunciar e investigar estos casos y sancionar al acosador, un problema que algún eurodiputado ha denunciado era “un secreto a voces” en la Cámara. Muchos han llevado un cartel de la campaña ‘MeToo’ en apoyo a las actrices que han denunciado el escándalo sexual del productor de cine Harvey Weinstein.

“Todas las instituciones tienen que mirar a esta cuestión”, ha reclamado la eurodiputada popular polaca, Agnieszka Kozlowska-Rajewicz, que ha denunciado los “grandes obstáculos” de las víctimas para denunciar y ha recordado que “la mayoría de casos descritos en los medios nunca se han notificado por los canales oficiales por vergüenza, por miedo a perder el trabajo”.

“Hoy hablamos de casos en el Parlamento Europeo. Aquí hemos establecido legislación, tenemos procedimientos y herramientas para combatir este fenómeno que tenemos que empezar a utilizar”, ha remachado durante el debate extraordinario en la Eurocámara para debatir el problema después de que ‘The Sunday Times’ haya relevado este fin de semana más de una docena de casos de mujeres que han acusado a eurodiputados de acoso y tocamiento.

Eso sí, ha lamentado que se hable “muy poco de los autores y los testigos de abusos”, ha criticado al ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, por admitir que no denunciaría a un “colega” si supiera que es acosador “activo”, “una postura muy generalizada” y ha denunciado “el acuerdo social” para esconder el problema.

La eurodiputada socialista, Iraxte García Pérez, ha denunciado que entre el 45 y 55% de las mujeres europeas han sido víctimas de acoso, ha recordado que el problema en la Eurocámara “era un secreto a voces” y ha reclamado “intentar poner soluciones encima de la mesa”.

“Pongamos en marcha los instrumentos necesarios para resolver estas situaciones”, ha reclamado, insistiendo en que los instrumentos actuales en la Eurocámara “no están funcionando” y por ello ha justificado que en la resolución que aprobarán tras el debate se pida recurrir a “asesoramiento externo” para “evaluar” cómo “mejorar” los mismos para que sea “realmente útil” para las víctimas, que no pueden tener “miedo” a perder sus puestos de trabajo si denuncian, porque “sólo es responsable quien acosa”.

Su colega, la socialista lituana Vilija Blinkeviciute, ha reclamado “una investigación en profundidad, recurriendo a expertos externos” porque los mecanismos actuales no son “suficientemente eficaces” y ha reclamado “prever sanciones severas” para quienes cometen estos abusos.

La eurodiputada liberal holandesa Sophia in ‘t Veld, ha reclamado “pasar de las palabras a los hechos” para atajar el problema y ha lamentado que “sólo se han presentado diez casos desde 2014” al Comité interno en la Eurocámara para denunciar casos de abuso sexual. “El umbral para la denuncia es demasiado alto”, ha criticado. Sus colegas de grupo Izaskun Bilbao y Beatriz Becerra han reclamado luchar contra “la impunidad” frente a estos casos.

La portavoz de la Izquierda Unitaria en el debate, la eurodiputada sueca Malin Björk, ha reclamado el “apoyo pleno” para las víctimas y “actuar” después de que se haya “roto” el silencio de “lo que ha ocurrido en esta casa”. También ha reclamado implicar a los hombres para cambiar la “cultura de macho dominante”, mientras que su compañera de grupo, la eurodiputada de Podemos, Tania González, ha pedido sanciones “ejemplares” contra los responsables.

DIRECTIVA

“La mayoría de las mujeres sabemos de lo que se está hablando. Es un secreto a voces”, ha agregado la eurodiputada de IU, Ángela Vallina, que ha recordado que al Parlamento Europeo se le ha definido como “semillero de acoso sexual” para “sorpresa” de “algunos”. Y ha instado a la Comisión a proponer una directiva “para combatir la violencia contra las mujeres”, “la mayoría” de las cuáles no denuncia su caso por “miedo” al estigma social y a perder su empleo.

“Esto también es responsabilidad nuestra”, ha admitido el eurodiputado de los Verdes, Ernest Urtasun, que ha lamentado que sólo intervengan “cinco” hombres en el debate.

“Yo también he sido acosada como millones de mujeres en la UE”, ha agregado su colega, la eurodiputada verde alemana, Terry Reintke, que ha reclamado “pasos legislativos” para combatir un problema “tan generalizado en la UE”, mientras que su colega, la eurodiputada italiana Eleonora Forenza, también ha recordado “la vergüenza, rabia” que sintió con 19 años cuando un profesor de 70 intentó abusar de ella. “No lo olvido, lo que podía haber ocurrido”, ha admitido.

La eurodiputada del UKIP, Margot Parker, ha recordado que hay “15 eurodiputados acusados de acoso sexual”. “Estos expedientes tiene que ser de acceso público inmediatamente”, ha remachado, mientras que su colega de partido, Gerard Batten, ha acusado al expresidente de la Eurocámara, el socialdemócrata alemán Martin Schulz, de ser “instrumental” para no intervenir en los casos de denuncias. “Fueron de alguna manera impedidos y bloqueados por el Señor Schulz”, ha asegurado, según le reveló “una fuente muy fiable” hace “varios meses”, antes de que saltara el escándalo a la prensa.

APLICAR EL ARSENAL LEGAL Y APOYAR A LA VÍCTIMA

La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, ha dejado claro que el acoso a mujeres “no es aceptable” y ha pedido centrarse en aplicar “el arsenal legal” en vigor para combatir el problema y “lo más importante, apoyar a las víctimas”.

“Tenemos que mirar qué podemos hacer nosotros”, ha admitido, recordando que la Comisión ya cuenta por ejemplo con un Código Ético de conducta, un teléfono de ayuda y promueve campañas de sensibilización y cursos. “Posiblemente podemos hacer más”, ha dicho, algo que someterán a “evaluaciones externas”. “El Parlamento tiene sus propias normas, posiblemente pueda hacer más”, ha agregado.

El presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, prometió el pasado lunes que será “muy estricto” a la hora de sancionar a eurodiputados cuya implicación en casos de abusos sexuales a asistentes quede probada y que el Comité consultivo creado en 2014 en la Eurocámara “realizará todas las investigaciones necesarias” y descartó encargar el caso “a actores externos”.

“Tenemos tolerancia cero para todo tipo de comportamiento impropio”, ha asegurado el portavoz comunitario, Alexander Winterstein, que recordado que cuentan con “normas muy estrictas” para garantizar la “integridad” de sus funcionarios, un mecanismo para poder denunciar los casos, “una especie de policía ética que lleva a cabo investigaciones” y “posibles sanciones” para castigar estos casos. “Hay seguimiento de cada acusación”, ha dicho.

En los últimos cinco años, el Ejecutivo comunitario ha impuesto sanciones “en cuatro casos de media al año” por “comportamiento inapropiado” y 13 víctimas “han pedido asistencia cada año”. “Las sanciones varían caso a caso. Una medida típica es la degradación de categoría, que lleva a una reducción (salarial) y a una ralentización en la carrera profesional”, han explicado a Europa Press fuentes del Ejecutivo comunitario.

Loading...