La ONU vota ampliamente en contra de la declaración de Trump sobre Jerusalén

44

EE.UU.

En concreto, 128 de los 193 estados miembro de la ONU han votado a favor de la iniciativa para que Trump retire el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

Noticias (2)

La Asamblea General de la ONU ha pedido de forma abrumadora al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que retire el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, un día después de que el mandatario norteamericano amenazase con cortar los fondos a los países que respaldasen la moción.

En concreto, 128 de los 193 estados miembro de la ONU han votado a favor de la iniciativa, entre ellos España y el resto de países de la Unión Europea. Nueve delegaciones han votado en contra, incluidas las de Estados Unidos e Israel, mientras que 35 han optado por la abstención.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, se ha apresurado a celebrar lo que considera “una victoria para Palestina” a través de su portavoz, Nabil Abu Rudeina. “Esta decisión reafirma una vez más que la justa causa palestina goza del apoyo de la comunidad internacional y que ninguna decisión adoptada por una parte puede cambiar la realidad de que Jerusalén es un territorio ocupado de acuerdo al Derecho Internacional”, ha añadido, según la agencia de noticias Wafa.

“No tiene efecto legal”

La Asamblea General de Naciones Unidas ha celebrado una reunión de emergencia después de que el Consejo de Seguridad, el principal órgano ejecutivo de la organización, rechazase la semana pasada una resolución que criticaba veladamente el gesto de Trump gracias al veto de Estados Unidos. El texto aprobado este jueves estipula que el estatus de Jerusalén debe ser resuelto “mediante negociaciones” y lamenta las “decisiones recientes” adoptadas al respecto. En este sentido, avisa de que cualquier iniciativa que altere el estatus de Jerusalem “no tiene efecto legal” e incumple las resoluciones de Naciones Unidas.

Amenazas de Trump

Trump no ocultó el miércoles su malestar con la votación que se avecinaba y amenazó sin tapujos con cortar los fondos a los países que se posicionasen a favor, advirtió.